PROVINCIA-CIUDAD REAL

Profesionales del Área Sanitaria de Ciudad Real se forman para mejorar su atención a víctimas de violencia de género

Una veintena de profesionales de la Medicina y de la Enfermería del Área Sanitaria de Ciudad Real han participado en un taller de atención a las víctimas de violencia de género que se inscribe dentro de la oferta formativa del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha.

Esta acción formativa persigue mejorar la calidad de la atención sanitaria que se brinda a las  pacientes víctimas de violencia de género y a sus hijos. Para conseguirlo se intenta que los profesionales destierren falsos mitos en torno a las situaciones de maltrato y proporcionarles herramientas para facilitar su detección.

El taller se ha celebrado en el Hospital General Universitario de Ciudad Real y ha sido impartido por Begoña Moreno, trabajadora social y presidenta de la asociación de mujeres Opañel, la y por la psicóloga Mar Cañadas, especialistas en la intervención social y psicológica con mujeres víctimas de violencia de género.

Moreno ha señalado que los médicos y enfermeros son “básicos y primordiales” en la lucha contra la violencia de género, ya que en muchas ocasiones son los primeros en tomar contacto con las víctimas y son los que dan la voz de alarma para que se pongan en marcha los protocolos e intervengan los cuerpos policiales y/o la Justicia.

Así lo pone de manifiesto la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer 2015, que revela que el 22,36% de las mujeres que han sufrido violencia de su pareja o expareja, han acudido a algún servicio médico a solicitar ayuda.

Igualmente, según el estudio “La Atención Primaria frente a la Violencia de Género: Necesidades y propuestas”, el 80,5% de las médicas y el 65,3% de los médicos tienen a alguna mujer víctima de violencia de género diagnosticada en su cupo de pacientes. Sin embargo, solo el 37,5% de los profesionales se sienten con capacitación suficiente para atenderlas y el 94,5% reconocen que necesitan mayor formación al respecto, una carencia que algunos han podido resolver con este curso.

Desde Opañel entienden que se han dado pasos importantes en el ámbito de la atención sanitaria a las víctimas de malos tratos hasta el punto de que la violencia de género ha alcanzado el estatus de problema de salud pública. En este sentido, abogan porque las medidas de sensibilización de los profesionales hacia los malos tratos se incluyan dentro del Programa de Humanización de la Atención Sanitaria puesto en marcha por el SESCAM.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad