PROVINCIA

Riesgo, destreza, fuerza y puntería en los III Juegos Medievales

Uno de los alicientes de las Jornadas Histórico Turísticas “Manzanares Medieval” es la celebración de los llamados “Juegos Medievales”, que el sábado alcanzaron su tercera edición. Con buena respuesta de público en los tendidos de sombra de la plaza de toros, durante algo más de dos horas se sucedieron competiciones del medievo en la que los participantes derrocharon riesgo, destreza, fuerza y puntería. Un juicio, teatro pícaro, nombramientos en una boda y danzas fueron otros de los atractivos del día.

061014 MANZ-JUEGOS MEDIEVALES 2

Las pruebas disputadas se basan en las que tenían lugar en la época, a modo de torneo medieval, con gran espectacularidad de las competiciones a caballo. La primera fue la de golpeo al estafermo,   escudo portado por una figura con armadura a la que tenían que llegar a la carrera los caballeros. El riesgo exhibido se transformó en susto, con la aparatosa caída de uno de los jinetes. Pero, como si del guión de una película se tratara, el “Caballero del Milagro”, haciendo honor a su apodo, se sobrepuso y volvió a la competición y ganó la siguiente prueba, la del manejo de la espada, en la que a la carrera, los caballeros cortaban sandías por la mitad.

El “Caballero Abanderado” Jonathan Jiménez ganó el golpeo al estafermo, seguido del “Caballero del Prior”, Bernardino Romero, que también hizo segundo en el manejo de la espada a caballo tras el “milagroso” Melchor Lozano Márquez-Villarejo.

Los juegos continuaron con las pruebas de lanzamiento de venablo, lanzas cortas que debían clavar en las dianas situadas a doce metros. En la reñida final, Óscar Fernández Menchén “El Desgarro de los Cuartos” se impuso en el desempate a Francisco Bravo “Taladro del Chaparral”. 

Mejor puntería aún demostraron los competidores de tiro con arco, a 16 metros de distancia. En esta ocasión debían pinchar con las flechas seis globos situados en la diana. Ángel Juan Enrique Espinar “Dardo del Campillo” fue el más certero y llegó a explotar todos los globos en la final que disputó contra Manuel Romero García “Romero del Cadalso”.

Tras estas pruebas de destreza y puntaría, la última fue nuevamente espectacular y jaleada por el público. Fue la de los “forzudos” con tiro de cuerda en la que los seis equipos compitieron entre sí. Por tercer año consecutivo se impuso el equipo de “Los invencibles de la Casa del Rey”, formado por José Manuel Vélez, José Manzano, Romualdo Fernández-Arroyo, Fernando Molina, Luis Lozano, Manuel González-Nicolás y Francisco Sánchez de la Blanca. En honor a su nombre fueron invencibles y ganaron sus tres pruebas. En segundo lugar quedó el equipo invitado de recreacionistas de la Orden de Calatrava llegado desde Jaén, curtido en campeonatos de lucha medieval.

Fueron las pruebas de unos juegos que comenzaron con el desfile de participantes y autoridades, comitiva que llegó a pie desde la plaza de Santa Cruz. Entre cada una de las pruebas se sucedió la animación con danzantes de la Asociación de Bailes de Salón y de la Universidad Popular, con una exhibición de lucha medieval a espada a cargo de soldados con pesadas armaduras pertenecientes a los recreacionistas de la Orden de Calatrava de Jaén, y con la Banda de Gaitas de La Mancha, de Valdepeñas.

El espectáculo concluyó con la rifa de numerosos lotes de vinos de Manzanares entre quienes pagaron los 4 euros de la entrada. Ésta fue gratuita para menores de edad y para quienes acudieron ataviados de época medieval. 

Actos del sábado

La intensa jornada del sábado incluyó por la mañana una visita turística medieval; nombramiento de dama y caballero de los novios que contrajeron matrimonio en la Parroquia de la Asunción, a la que hicieron entrada bajo un arco de espadas; danzas medievales; escenas costumbristas y cuenta cuentos infantiles. También hubo demostraciones de lucha con espada y escudo a cargo de los recreacionistas instalados en el Campamento Militar de la plaza de Santa Cruz.

Por la noche, tras el concurso de indumentaria medieval, el corral del Centro Cultural “Ciega de Manzanares”, que estuvo a rebosar de público, acogió el juicio en el que los alcaldes medievales tuvieron que resolver con su veredicto. Fue a cargo del grupo de teatro de la UP, con dirección de Juanjo Rodríguez, que representó “La Farsa de Maese Pedro Pathelin”, obra adaptada por Antonio Bermúdez con el título “El Licenciado Burlado”. Paralelamente hubo danzas medievales por plazas y mercado medieval. 

A medianoche, el patio de columnas del Centro Cultural “Ciega de Manzanares”, también se llenó para presenciar los entremeses picarones de los Siglos XIII y XIV que puso en escena “Lazarillo TCE”.