PROVINCIA-LA SOLANA

Santos Montoya primer solanero ordenado Obispo, recibió el Báculo regalo de la Parroquia en su ordenación episcopal

Obispo-1 (Copiar)

Con emoción y agradecimiento a la localidad de La Solana, en la que nació, recibía Santos Montoya Torres el báculo que le regaló la parroquia de Santa Catalina en la que fue bautizado, báculo que portará como obispo auxiliar de Madrid, recibiendo la ordenación sacerdotal en la Catedral de la Almudena, junto a otros dos obispos  auxiliares de la capital de España  por el Cardenal Arzobispo de Madrid Carlos Osoro.

Precisamente, antes de la ordenación, el nuevo obispo recibía a la embajada de más de cien solaneros que, junto a otros muchos que viven en la capital de España, quisieron unirse a la ceremonia de consagración, al mismo tiempo que le entregaban el báculo que portará como signo de su cargo.

La entrega tuvo lugar en una de las dependencias del palacios Arzobispal de Madrid, haciendo la misma el párroco de Santa Catalina Benjamín Rey,   asistiendo a la misma así como a  la ceremonia el alcalde de La Solana, Luis  Díaz Cacho y el concejal de Cultura Luis Romero de Ávila, recibiendo Santos a la embajada solanera declarando que “lleva muy a honra ser de pueblo”.

El nuevo obispo se emocionó cuando Benjamín Rey le entregó el  báculo, señalando que la madera de olivo con la que se ha confeccionado ha sido donada por varias personas, incluso una parte de la misma es de un olivar de su padre, Bernardo Montoya, llevando la llave de la caja que la porta su lema episcopal, en un lado de esa caja su escudo y en el otro la Cruz de Santiago, como signo de identidad de su tierra de La Solana.

Santos Montoya agradecía emocionado la entrega, señalando que es el signo de su pueblo que quiere ayudarle, recordando el significado del báculo en manos de un obispo, el cayado del  único pastor que es Cristo y los obispos sucesores de los apóstoles como su correa de transmisión.

Posteriormente los solaneros asistieron en la Catedral de La Almudena a la misa de consagración de los nuevos obispos, que contó con la concelebración de cuarenta y cuatro obispos y cardenales, así como sacerdotes, entre ellos el párroco de Santa Catalina Benjamín Rey.

La ceremonia tuvo diversos ritos, entre ellos el momento de presentación de los tres nuevos obispos, con la promesa que realizaron al cardenal Carlos Osoro. Posteriormente llegó la imposición de las manos y plegaria de ordenación, unción de la cabeza, así como la bienvenida del cardenal arzobispo  de Madrid.

Al finalizar la misa los tres nuevos obispos recorrieron, bendiciendo, la nave del templo, pasando posteriormente a recibir personalmente las felicitaciones de las personas que quisieron acercarse a cada uno de los nuevos prelados.

El domingo 25 de febrero oficiará la misa de una en la parroquia de Santa Catalina.