PROVINCIA

Van Wely: ‘Las células madre mejorarán nuestras vidas, pero poco a poco”

El Centro de Nuevas Tecnologías ‘Petra Mateos’ albergó  una interesante conferencia sobre las células madre, incluida en el proyecto ‘Ciudad Ciencia’. Karel van Wely, investigador del Centro Nacional de Biotecnología, dependiente del CSIC, abordó un tema tan apasionante como controvertido a un nutrido grupo de alumnos del Centro de Educación de Adultos ‘García Maroto’.

Charla células madre-3 (Copiar)

En declaraciones previas a la prensa, el doctor Van Wely, explicó con claridad qué debemos saber, esencialmente, en una materia tan delicada como esta. Y el primer axioma es que “los científicos no lo sabemos todo”. A partir de ahí, recordó que la comunidad científica está en plena fase de conocer para qué sirven las células madres en la naturaleza, en nuestro propio cuerpo. Un mensaje importante es que debemos ser coherentes y pacientes. “No hay que hacerse ilusiones, pero sí tener esperanza; las células madres nos pueden mejorar la vida en un futuro”.

Sin embargo, el trabajo es lento y la paciencia clave. “Estamos aprendiendo y podremos usar esta fuerza de la naturaleza en un futuro, pero todavía es la biología quien nos da lecciones, y no al revés”. Hablar de un horizonte en años no es correcto, según dice, pero en algunos campos ya se usan células madres sin saberlo desde hace años, por ejemplo en las transferencias de médula ósea. “Poco a poco vamos integrándolas en más campos, pero esos avances serán paulatinos para llevarlos del laboratorio a la clínica”.

Huelga decir que investigar con células madre es caro. Se necesita mucho dinero, pero hay que gastarlo con cuidado porque a menudo se quiere avanzar en terrenos donde no hay precedentes. “Lo primero es que los científicos tengamos claro por dónde hay que ir para invertir en ello”. “Hoy en día se pone dinero en proyectos muy arriesgados sin una finalidad muy definida”. En su opinión, el problema típico en ciencia es que no se puede garantizar que una inversión de resultados, pero sí es seguro que sin esa inversión no los tendremos.

En relación con la ética, admite que ahora se regula mucho más y sabemos mejor qué considerar y qué no. “Queremos invertir en proyectos con una validez ética, ya que son asuntos que tocan a nuestra propia vida”. “Sabremos más cuando lleguen las aplicaciones clínicas de todas estas investigaciones, sin pasar por clonajes ni embriones”.