PROVINCIA-MANZANARES

Zapatero: “España es feminista y no saben cuánto me alegra”

Gala de la Igualdad en Manzanares (marzo 2018)
Gala de la Igualdad en Manzanares (marzo 2018)

José Luis Rodríguez Zapatero, en cuyos gobiernos se impulsaron importantes medidas en favor de la igualdad y de los derechos ciudadanos en España, recogió este sábado el Premio ‘Igualdad” en categoría nacional que concede el Ayuntamiento de Manzanares. El expresidente del Gobierno dijo que, tras lo vivido este 8 de marzo, “España es feminista” y estamos más cerca “de enterrar el machismo”. Felicitó al gobierno municipal por hacer de la igualdad su programa político y pidió que se vuelquen los esfuerzos con las mujeres con capacidades diferentes, en quienes las desigualdades y la discriminación se multiplican.

Zapatero, muy aplaudido por el público que le recibió en el Gran Teatro de Manzanares en la III Gala de la Igualdad, recogió el Premio ‘Igualdad’ de manos del alcalde de la ciudad, Julián Nieva. El presidente que creó el primer Gobierno paritario y que en 2007 sacó adelante la Ley de Igualdad, agradeció una distinción “que colma muchas de mis expectativas y anhelos”. También se refirió a las galardonadas en categoría local en la frase que generó el titular de la noche: “Gracias a muchas Isabeles y Encarnaciones, podemos decir, después de lo que vimos el jueves, que España es feminista y no saben cuánto me alegra proclamarlo con esta solemnidad”.

En el discurso que cerró la gala, con un tono reflexivo y sin entrar en partidismos, dijo que el feminismo no responde a una ideología, ideas o color político. “Son principios, son valores incuestionables, el valor de la igualdad, que es la única manera por la que podemos ser libres, independientes, autónomos y responsables” afirmó Rodríguez Zapatero, para quien, en favor de la libertad y derechos de las mujeres, “debemos muchas rectificaciones” tras tanto tiempo perdido.

El expresidente abogó por compartir, quererse y respetarse frente a ruindad de dominar, apropiarse, vejar y destruir. Y aunque el de la igualdad de género ha escalado posiciones en los objetivos de desarrollo, está en quinto lugar cuando, a su juicio, debería ser el primero. “La desigualdad histórica más lacerante, permanente e injusta de la llamada civilización ha sido la desigualdad de las mujeres, que no ha conocido fronteras, ni culturas, ni ideologías, ni religiones”, añadió en su intervención.

También consideró paradójico que la democracia coexistiera con la negativa del derecho al voto de las mujeres, o que ni las revoluciones francesa y rusa lo fueran para los derechos de las mujeres. “Las dos grandes ideologías del siglo pasado coincidían en no poner a la mujer como elemento central de su ideario político”, expuso Zapatero, que por ello calificó el feminismo como “el pensamiento más transformador y más avanzado socialmente que podemos poner en pie para reducir desigualdades, para construir paz y reducir violencia, para saber amar y educar desde la empatía y el respeto, para saber construir país y sociedades”.

Derechos como elemento de cohesión

Otra de las esperanzadoras lecciones del “feminismo poderoso, vibrante y culto” del pasado 8-M, según Rodríguez Zapatero, “es que es una palanca decisiva para la cohesión social, para la cohesión del país”. “Nada une más a un país que una ciudadanía con derechos” expuso antes de felicitar a tantas feministas pioneras y a asociaciones de mujeres que desde hace décadas enarbolan la bandera de la igualdad. “Fueron ignoradas y despreciadas, luego temidas y ahora han dado un salto cualitativo” dijo. Por ello, considera que después de lo vivido el pasado jueves en España, “estamos muy cerca, aunque aún no hemos llegado, de enterrar el machismo”.

Consciente de que donde hay discriminación y desigualdad contra las mujeres, todas las demás discriminaciones y desigualdades se multiplican, Zapatero calificó la violencia de género como la discriminación más cruel e inaceptable, “donde se concentra todo lo peor de ese patriarcado dominante”. “El machismo criminal es la vergüenza que debemos sentir los hombres”, afirmó con rotundidad mientras se preguntó cómo podemos hablar de civilización y democracia mientras haya víctimas.

“Es responsabilidad individual y colectiva, hay que pedir perdón y felicitarse por la conciencia social creada”, añadió en su discurso, en el que pidió que cada acto recuerde “con rabia, indignación y solidaridad” a las víctimas que han muerto a manos de sus parejas. “Seremos un país digno si erradicamos la violencia de género, pero seremos un país digno si la memoria de las víctimas está con nosotros”, prosiguió para, a continuación, exigir una auténtica rebelión “que será incompleta e imperfecta si los hombres no estamos a la cabeza, si no denunciamos cada chiste machista o a quien trata mal a una mujer”.

Doble discriminación

Hablando de desigualdades y discriminación, el expresidente del Gobierno recordó que hay colectivos en los que éstas se duplican, en alusión a mujeres con capacidades diferentes, dos millones en nuestro país, y que suponen el 20% de las víctimas de violencia de género. “Es un mundo invisible de más dolor, de más acoso sexual del que no se habla y que tienen que estar en la primera página de las políticas de igualdad, al igual que las mujeres inmigrantes, que sufren doble discriminación”, reclamó con el objetivo de que la sociedad ponga también su mirada donde hay más vulnerabilidad, como también ocurre con las empleadas de hogar.

Finalmente, tras poner en evidencia ejemplos del machismo imperante, como en el mundo editorial, José Luis Rodríguez Zapatero se felicitó por encontrar ayuntamientos como el de Manzanares “que hacen de la igualdad su gran programa político. Aprovechó también para felicitar a Julián Nieva “por tener las ideas claras”. “Estoy muy feliz de ver qué alcaldes tan buenos hay por esta tierra”, concluyó ante el atento auditorio.

El Ayuntamiento de Manzanares distinguió a José Luis Rodríguez Zapatero con este Premio ‘Igualdad’ en categoría nacional “porque en materia de Igualdad, muchísimas cosas han cambiado desde que fue presidente”, recordó la concejala de Igualdad, Beatriz Labián, para quien el galardonado “ha sido el Presidente del Gobierno que más herramientas ha puesto encima de la mesa en materia de igualdad en forma de leyes y que de manera decida más ha hecho por implementar más igualdad en la esfera pública”.

Isabel Quintanilla y Encarnación González-Calero, dos ejemplos de vida, superación y empoderamiento

La III Gala de la Igualdad vivió momentos muy emotivos con los reconocimientos a las dos mujeres premiadas en categoría local, Encarnación González-Calero e Isabel Quintanilla, “dos mujeres, dos ejemplos de vida, de superación y de empoderamiento que, con este galardón, reconocemos como referentes en nuestra localidad”, en palabras de Beatriz Labián, encargada de entregar la distinción a Quintanilla.

Ésta, que dijo ser siempre consciente de que el hombre, fuera padre, hermano, novio o esposo, era siempre compañero, nunca dueño, expuso que como el resto de mujeres de su generación tuvo que esforzarse para aprobar todos los retos, incluido el tecnológico. Recordó que hoy, las mujeres son más del 60% en la universidad, “pero no hace tanto tiempo las cosas eran diferentes”. Como anécdota, dijo que conserva la autorización paterna que necesitaba para viajar en su etapa de estudiante.

A modo de repaso a su vida, dijo que para costear íntegramente su carrera de periodismo tuvo que trabajar dando clases y como asistenta. Agradeció la ayuda que recibió de Teresa Pinés y Joaquina Novés cuando llegó a Manzanares hace 40 años. Ahora, dijo que toca pasar el testigo a otras generaciones “y esperamos que nuestro ejemplo continúe para que las mujeres sigan trabajando por conseguir la igualdad total entre hombres y mujeres”. Y por lo mucho que queda por hacer, también animó a seguir celebrando el 8 de marzo al tiempo que repasó las principales reivindicaciones de esta jornada, sobre todo la referida a la eliminación de la pobreza en el mundo, “que tiene rostro de mujer”. Dedicó este homenaje a Manzanares, a su familia y especialmente a su hijo Jaime, “que en el cielo se siente orgulloso de su madre”.

Isabel Quintanilla Barba es funcionaria de la administración pública. Ha participado en política como concejala del Ayuntamiento de Manzanares, Delegada Provincial de la Consejería de Bienestar Social en Ciudad Real y Diputada Regional. Tras dirigir una Residencia Universitaria, ahora dirige en Ciudad Real la residencia de mayores Ciudad de los Matrimonios y forma parte activa de numerosas asociaciones, ONG y hermandades de Manzanares.

Encarnación González-Calero Mascaraque, que recogió su premio de manos de manos del presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, es licenciada en Derecho y responsable del Departamento de Recursos Humanos y consejera de las empresas ‘Vinícola de Castilla’, ‘Miguel Bellido’ y ‘Futurcar’. Además, es secretaria general de la Asociación Cultural ‘Tertulia XV’ desde su constitución.

Agradeció esta distinción que dedicó a sus padres. “Tuve una gran oportunidad, fui una mujer afortunada al brindarme la posibilidad de desempeñar un puesto que cumplía todas mis expectativas”, indicó en alusión a las empresas para las que trabaja. No obstante, recordó la gran brecha existente entre hombres y mujeres cuando comenzó su vida laboral en 1991 y deseó no tener que celebrar actos en favor de la igualdad de género porque ésta ya fuera efectiva.

González-Calero compartió el premio con las mujeres que de forma anónima y silenciosa construyen cada día la historia, en especial con las afectadas por enfermedades crónicas y con las que tras superar una enfermedad grave acuden a su puesto de trabajo “dando lo mejor de ellas”; y también para las que tienen capacidades diferentes que desempeñan su labor “como un regalo que la vida les ha dado”. Con palabras de Santa Teresa de Calcuta pidió a las mujeres que nunca se detengan porque “tras cada línea de llegada, hay una de partida”.

Respaldo a la gala

La gala, presentada por Marina Moreno y Juan Pedro Araque, contó con pequeñas representaciones sobre situaciones de desigualdad de la mujer y con la actuación musical de Inmaculada Cotillas y Noelia Donoso. Entre el público que llenó el Gran Teatro hubo una amplia representación del tejido social y empresarial, así como del ámbito político.

Entre otros políticos, asistieron el presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero; la directora provincial de Bienestar Social, Prado Zúñiga; el eurodiputado Sergio Gutiérrez; y la vicesecretaria general del PSOE en Castilla-La Mancha, Cristina Maestre. Otros asistentes destacados fueron Máximo Díaz-Cano y el exsecretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda. También hubo representantes de todos los grupos políticos municipales, a excepción del PP.

Del ámbito empresarial asistieron los máximos responsables del grupo de empresas ‘Miguel Bellido’ y ‘Vinícola de Castilla’, que aprovecharon para distinguir igualmente a Encarnación González-Calero, así como el mediático economista José Carlos Díez. También estuvieron las diferentes asociaciones de mujeres y representantes de numerosos colectivos locales.

Beatriz Labián ha pedido "seguir avanzando" tras reconocer a las mujeres homenajeadas

Emocionada por ver el Gran Teatro "repleto de hombres y mujeres comprometidos con la igualdad", Beatriz Labián, concejala de Políticas de Igualdad del Ayuntamiento de Manzanares, ha defendido la lucha para seguir construyendo una sociedad más igualitaria.

En una gala en la que se reconocen trayectorias de Isabel Quintanilla y Encarnación González-Calero, además de al expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la edil municipal ha destacado de ellas su destreza por haber sabido abrirse camino: "no saben de techos de cristal, porque los han roto, ni creen en las barreras ni obstáculos infranqueables, porque han aprendido a sortearlos. Ellas son más de demostrar que el camino se demuestra andando". Por ello, la concejala de Políticas de Igualdad les ha mostrado su admiración: "vuestro compromiso con lo que hacéis hace este mundo más justo y mejor, y eso es algo que debemos poner en valor siempre".

De la misma manera, Labián ha querido reconocer con sus palabras las trayectorias profesionales, políticas, deportivas y culturales de las mujeres para visibilizar sus aportaciones en ámbitos sociales, científicos, académicos, profesionales y de progreso social.

El premio "Igualdad" institucionaliza el compromiso del Ayuntamiento de Manzanares por la promoción de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres; con él, se demuestra la apuesta del Consistorio en esta área, de la que Beatriz Labián ha recordado que trabaja durante todo el año "por la prevención de la violencia de género, por la asistencia a mujeres desde todos los ámbitos –con especial empeño en el educativo, donde nos coordinamos con todos los centros de la localidad-, con las actividades del Centro de la Mujer: programando actividades, organizando cursos, talleres y charla", etc.

Fruto del trabajo diario, también son parte las XXIII Jornadas de la Mujer, celebradas esta semana bajo el lema "Diversas e iguales. Las mujeres movemos el mundo" y en las que el pueblo de Manzanares "se ha volcado una vez más en todas y cada de las actividades propuestas, lo cual me llena de satisfacción", subrayaba Beatriz Labián.

Un 8 de marzo histórico

La responsable del área de Igualdad ha señalado que "el feminismo ha hecho historia en el mundo, porque ha habido una movilización histórica por la igualdad de las mujeres en nuestro país, con marchas en 120 ciudades, huelgas y paros que se hicieron el 8 de marzo", a las que también se sumaba Manzanares y su Ayuntamiento con la convocatoria de concentración que tuvo lugar el pasado jueves en la Plaza de la Constitución, y a la que acudieron cientos de personas. Beatriz Labián recordaba que fue "una jornada contra la discriminación, el acoso y la violencia", y que "por fin, las reivindicaciones que venimos haciendo las mujeres, año tras año, han resultado un clamor. Un grito internacional de 'basta ya', y de que no soportamos más el paso lento de los acontecimientos".

Por todo ello, la concejala manzanareña pedía "igualdad real y efectiva. Queremos ver materializados nuestros derechos, porque las mujeres seguimos viéndonos relegadas a un papel secundario", a lo que añadía que "en la historia, en el deporte, en la cultura, en la prensa, en las instituciones, en la empresa, en los puestos de poder... parecemos una simple minoría exótica".

Aun así, Labián ha reconocido que queda mucho camino por recorrer, pero que todo el mundo puede contribuir a acelerar o entorpecer el proceso, por lo que ha invitado a hacer un ejercicio de reflexión para empezar cambiando conciencias, actos cotidianos y toma de decisiones, tanto en hombres como mujeres. Citando a Iñaki Gabilondo, ha preguntado por qué el Día Internacional de la Mujer parece sólo de mujeres, por qué a sus actos sólo asisten mujeres y por qué los hombres no se sienten aludidos. Por todo ello, ha asegurado seguir trabajando, revisando leyes y hábitos para avanzar.

Para finalizar, la edil municipal ha agradecido la asistencia de todas las autoridades, colaboraciones, trabajo de organización de la gala y de las profesionales del Centro de la Mujer.

Julián Nieva: “Creemos en la igualdad con mayúsculas”

El alcalde de Manzanares manifiesta el compromiso del Ayuntamiento con las mujeres y con la defensa de sus derechos

El Ayuntamiento de Manzanares “cree en la igualdad con mayúsculas”, en palabras del alcalde, Julián Nieva. Así lo expresó en el discurso que pronunció en la III Gala de la Igualdad celebrada este sábado en el Gran Teatro, donde resaltó la trayectoria y méritos de los galardonados y abogó por revelarse contra la desigualdad y la injusticia para seguir avanzando.

El alcalde de Manzanares felicitó a las personas galardonadas con los Premios ‘Igualdad’ del Ayuntamiento. “Los reconocimientos son sobradamente merecidos”, dijo para resaltar las trayectorias personales y profesionales de Encarna González-Calero e Isabel Quintanilla, “dos manzanareñas que representan lo que es y lo que deben ser mujeres libres, autónomas e independientes y que dentro de una sociedad que les ha garantizado ciertas posibilidades, lo demás lo han puesto ellas”.

Julián Nieva también se refirió al reconocimiento a José Luis Rodríguez Zapatero, que como presidente del Gobierno “apostó por una sociedad de las más avanzadas del mundo en cuanto a leyes de igualdad y de protección a las mujeres”. Por segundo año, este premio en categoría nacional por su compromiso con la igualdad es para un hombre, tras el entregado hace un año a Miguel Lorente.

En el acto que puso el broche de oro a las jornadas organizadas en torno al 8 de marzo, Nieva reiteró el compromiso del Gobierno municipal con las mujeres, con la defensa de sus derechos y con las políticas de igualdad “como instrumento para avanzar hacia una sociedad en la que las mujeres sean dueñas y ejerzan, desde su libertad, el protagonismo de sus propias vidas”.

Frente a las notables desigualdades que siguen existiendo en todo el mundo, fruto de un machismo “que tenemos que erradicar de manera radical”, el alcalde manzanareño dijo que no se puede pensar en una sociedad verdaderamente democrática si más de la mitad de la población sigue condenada por las desigualdades. Por ello, abogó por revelarse, como hicieron el pasado día 8 millones de mujeres para plasmar su rechazo a las condiciones de desigualdad que se están produciendo en las relaciones laborales.

Esfuerzo local

Nieva también valoró el esfuerzo de la sociedad manzanareña y de su diversificado tejido empresarial, así como el del propio Ayuntamiento que preside. “Gobernamos esta ciudad desde 2015. Hemos acometido una radical apuesta por las personas y por la igualdad entre hombres y mujeres, dándoles una oportunidad de empleo a cientos de familias que no tenían ningún ingreso en sus casas, en muchos casos familias monoparentales de mujeres”, añadió.

Recordó que, fruto de las acciones contra el paro que se hacen en colaboración con las administraciones regional y provincial, el Ayuntamiento ha realizado en 32 meses 2.643 contratos de trabajo que suponen más 8.500 salarios. De total de contratos, 1.395 (52,8%) han sido para mujeres. “En el Ayuntamiento de Manzanares, de cada dos contratos de trabajo que se realizan, sí o sí, uno es para una mujer”, matizó en su discurso.

Del mismo modo subrayó que la tasa de desempleo en la localidad esté por debajo del 15%, y que según los datos de la Seguridad Social, el año 2017 acabara en Manzanares con 804 ocupados más que cuando llegó a la alcaldía, 6.739 frente a los 5.905 de mayo de 2015.

Esa apuesta por las personas también se extiende a las empresas que crean riqueza, con la rebaja del IBI en un 8%, datos económicos que citó “porque para alcanzar un nivel de igualdad entre hombres y mujeres es imprescindible que las mujeres tengáis posibilidades de encontrar trabajos estables en las mismas condiciones que los hombres”, aclaró Nieva.

Reflexión

En el tramo final de su intervención, el alcalde pidió una reflexión al conjunto de la sociedad sobre la realidad de las mujeres en nuestro país y sobre cómo se contribuye desde los distintos ámbitos para modificarla. “No podrá haber progreso social si no se reconoce el talento y la capacidad de las mujeres en los diferentes ámbitos de la sociedad, así como su contribución al desarrollo económico y social de nuestro país”, indicó antes de resaltar medidas como la inminente ley regional contra la violencia de género para acabar con un machismo que en los últimos 15 años ha acabado en España con la vida de casi mil mujeres y de muchos de sus hijos.

Por todo ello, consideró que la igualdad efectiva y real entre hombres y mujeres, más allá de las normas y los reglamentos, “es uno de los pilares sobre los que pivotan todas las actuaciones políticas” de su equipo de Gobierno. Consciente de ello, concluyó que además de afirmar que todos somos iguales, hay que poner en marcha políticas que lo garanticen, aspecto en el que agradeció y valoró el trabajo del equipo de profesionales del Centro de la Mujer de esta ciudad.

IMG_6191 (Copiar)