REGIÓN

CESM exige que se adopten medidas en la desescalada para no poner en peligro la salud de los sanitarios

Según la hoja de ruta común europea para el levantamiento de las medidas de contención del Covid-19, uno de los criterios primordiales para la desescalada es que debe basarse en criterios científicos y dar prioridad a la Salud Pública.

Por otra parte, en cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales es debido realizar las actualizaciones de las evaluaciones de riesgos, emitiendo los correspondientes informes y realizada la información y formación a todos los trabajadores.

Y es por ello que nuestra organización exige del SESCAM medidas imprescindibles en atención primaria: ante la desescalada por la pandemia del Covid19 se pretende que la Atención Primaria tenga un papel determinante, pero su trabajo debe organizarse contando con los profesionales de cada centro que deberán ser quienes organicen su agenda, y los circuitos asistenciales con una programación funcional que salvaguarde la salud de sus pacientes, la suya propia y la de sus familias. 

Cada EAP debería adaptar la organización real del Centro a sus características concretas y en ningún caso se deberá volver mientras dure la pandemia a un exceso de consultas presenciales que pongan en riesgo a pacientes y profesionales. 

Se deben incrementar los recursos humanos de las plantillas de los Centros de Salud por encima de las actuales. Cobertura del 100 % de las bajas y ausencias con todos los recursos existentes. 

Hay que Garantizar la seguridad de los profesionales, tanto en Atención Primaria como en Pediatría. Los profesionales de Atención Primaria deberán contar a diario y garantizando su reposición con los medios adecuados de protección en aquellos casos en que sea imprescindible la atención directa de los usuarios, y para ello deben disponer de EPIs que incluyan: guantes, mascarillas quirúrgicas, mascarillas FPP2/3, batas, protectores oculares o faciales, gorros, calzas.

Todos aquellos usuarios que acudan al centro de salud o consultorio deberán ser citados con un tiempo mínimo entre consulta que impida el acumulo de pacientes en la sala de espera. Debe haber un control de las agendas por el propio profesional, con un número limitado de consultas a demanda y presenciales, con tiempo suficiente (10- 12 minutos) y dejando tiempo para otras actividades como es la atención domiciliaria y la urgencia.  Las consultas de demanda deberán ser atendidas de forma telefónica previamente y el profesional decidirá qué tipo de asistencia prestarle.

Se debe facilitar a toda persona que acceda a los centros mascarillas y dotación de solución hidroalcohólica en la entrada y dispensadores en las salas de espera. Deben instalarse mamparas de separación en las zonas administrativas y de urgencias y líneas de espera marcadas en el suelo.

Se debe realizar un cribado a todos los profesionales sanitarios y mediante test de detección de COVID (PCR y/o pruebas análogas) con el objetivo de conocer y poder aislar a aquellos profesionales asintomáticos pero positivos y conocer la respuesta inmune.

Debe seguir existiendo un circuito de respiratorio, con un triaje en todos los centros de salud o consultorios que lo puedan implantar para controlar el acceso y valorar las patologías urgentes.

Debe haber vehículos exclusivos para la atención de pacientes con posible diagnóstico de Covid 19, y en todo caso todos los vehículos deben desinfectarse adecuadamente y las veces que sea necesario

Medidas imprescindibles en atención hospitalaria. Consulta: Cada Jefe de Servicio/sección debe organizar sus agendas. La consulta debe ser telefónica y no presencial siempre que sea posible. Las normas serán las mismas que anteriormente hemos reseñado para  las consultas de AP.

En cuanto a las programaciones quirúrgicas programadas, nos parece inadmisible que se inicie la cirugía programada sin un plan de contingencia adecuado que garantice la seguridad del paciente y del profesional.

Se deben testar mediante la realización de PCR a todo el personal sanitario que trabaje en quirófano. Así mismo debe realizarse la PCR a todo paciente que vaya a pasar por quirófano.

También en el caso de Atención Hospitalaria se debe dotar de los equipos adecuados de protección a todo el personal de quirófano y consultas en pruebas especiales.

Se deben establecer los circuitos claramente definidos de limpio y sucio respecto al Covid 19. Medidas comunes dirigidas a la prevención en atención primaria y hospitalaria:

 -EVALUACIONES DE RIESGOS ACTUALIZADAS: ante la aparición de un nuevo riesgo biológico tan grave.

-INFORMACIÓN Y FORMACIÓN A LOS PROFESIONALES acerca de los riesgos y medidas de prevención con la nueva situación.

-VIGILANCIA DE LA SALUD DE TODOS LOS PROFESIONALES Tal como obliga la normativa y previamente a la reorganización asistencial.