REGIÓN

El Gobierno de Castilla-La Mancha pide que se abandone el 'sectarismo' y la 'politización del agua' en materia de depuración

Agustina García Elez
Agustina García Elez

La consejera de Fomento, Agustina García Élez, ha recalcado que la depuración está siendo un asunto prioritario en la política hidráulica del Ejecutivo autonómico pues “cuando un ciudadano abre el grifo de su casa, sea su Ayuntamiento del color político que sea, tiene que tener agua en cantidad y calidad y una depuración adecuada”. En este sentido, ha dicho que su departamento trabaja desde el inicio de esta legislatura, por lo que ha pedido a los parlamentarios del PP que “se dejen de sectarismo y de interesarse exclusivamente por los pueblos gobernados por su partido, que dejen de politizar el agua y la depuración, y empiecen a pensar en el beneficio global de todos los ciudadanos de la región, independientemente de a quien hayan votado”.

Así lo ha manifestado la consejera durante su intervención en la Proposición No de Ley que se ha desarrollado en la tarde de este jueves en el pleno de las Cortes regionales relativa a la construcción de una depuradora en el municipio albaceteño de Tobarra. El punto ha sido votado en contra por la mayoría.

Según ha explicado, el proyecto que ya contemplaba la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Tobarra viene de 2008 cuando fue firmado un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento y el Gobierno regional, en el que se invirtieron ya más de 70.000 euros. “Un dinero perdido, ya que no avanzó, y fue olvidado durante la legislatura anterior, en la que no se llevó a cabo ninguna actuación para impulsar esta actuación”, ha añadido.

En este contexto, García Élez ha explicado que la entidad pública Infraestructuras del Agua de Castilla-La Mancha (IACLM), dependiente de la Consejería de Fomento, ha abordado la problemática de la depuradora de Tobarra desde el inicio de la legislatura, buscando la solución definitiva a través de dos proyectos paralelos. Por un lado, la supervisión y actualización del proyecto de la nueva EDAR sobre el ya redactado en 2008, con un coste de 20.293 euros. Y, por otro, el proyecto de las obras de renovación de la actual depuradora, como obras de emergencia, cuyo coste ha sido de casi 18.000 euros, y cuyo objetivo será la construcción de una nueva EDAR sobre la actual.

“Un proyecto cuya filosofía es que las infraestructuras no solo solucionen la situación a corto plazo de la actual depuradora, mejorando su rendimiento, sino que puedan servir también para el futuro proyecto de la nueva EDAR; para no invertir ni un solo euro en algo que no sirva a medio o largo plazo. Nuestro objetivo es invertir de cara al futuro, siendo prácticos y, sobre todo, rentables”, ha apuntado la consejera. Por eso, ha indicado que el proyecto de la nueva EDAR ya cuenta con la aprobación técnica por parte de IACLM y para la que se prevé un gasto superior a los 6 millones de euros y “no cuatro millones como reclaman en esa resolución, solo hablan por oídas”.

“Sean responsables y presenten PNLs acorde a la realidad, que se puedan cumplir y dejen de utilizar la demagogia en materia de agua y de depuración cada vez que se suben a esta tribuna”, ha aconsejado.

EDAR incluida en el Programa de Depuración

Por lo tanto, ha dicho que “vienen tarde con esta petición, ya que este Gobierno ha incluido la nueva depuradora de Tobarra dentro del Programa de Depuración en el horizonte 2018-2022, un ambicioso plan que va a suponer un antes y un después en materia de depuración en la región, en el que se trabajará por fases, pensando en el futuro de los municipios y en el cumplimiento de las normativas en materia medioambiental.

“Para nosotros todos los municipios son iguales y lo sabe el alcalde de Tobarra, porque se le ha recibido dos veces en la empresa Infraestructuras del Agua de Castilla-La Mancha, cosa que antes no ocurría con los alcaldes socialistas. Ha habido comunicación con él y se le ha dicho que estamos trabajando y que esta depuradora irá dentro de ese Programa de Depuración, además de que se va a arreglar la actual con unas obras de emergencia”, ha ensalzado.

Ha incidido, además, en que “se han perdido muchos años, teniendo que comenzar de cero en muchos proyectos como éste de Tobarra, lo que ha implicado consultas a un amplio número de entidades implicadas (Diputación, Ministerio de Fomento, Confederación Hidrográfica del Segura y Medio Ambiente), que ya están informando favorablemente”. Una situación que, como ha recordado la consejera, “debía haberse solucionado para evitar las sanciones municipales en estos años por no depurar correctamente”.

69 depuradoras en servicio de las 157 paralizadas

Así ha recordado que la “terrible herencia” de paralizaciones en materia de depuración que dejó el anterior Gobierno, con un total de 157 depuradoras paradas, que supusieron unas pérdidas para las arcas de la Junta de Comunidades de 68 millones de euros, entre indemnizaciones a las empresas adjudicatarias de las obras, actos vandálicos o robos; de las cuales, se han puesto en marcha 41 y se han reanudado 28.

“Esa es la diferencia de una legislatura a otra”, ha sostenido la responsable de Fomento; “estamos cumpliendo con nuestro trabajo, pues aun teniendo en cuenta que la Junta de Comunidades no tiene la competencia en el tratamiento de depuración de aguas residuales, como dice la Ley 7/2013, no miramos para otro lado, al contrario. Heredamos una dejadez que ha supuesto graves perjuicios a los Ayuntamientos, al medio ambiente y a las arcas regionales, y estamos actuando con celeridad y responsabilidad, porque somos conscientes de la urgente necesidad de cuidar el entorno y cumplir con las normativas ambientales”, ha concluido.La consejera de Fomento, Agustina García Élez, ha recalcado que la depuración está siendo un asunto prioritario en la política hidráulica del Ejecutivo autonómico pues “cuando un ciudadano abre el grifo de su casa, sea su Ayuntamiento del color político que sea, tiene que tener agua en cantidad y calidad y una depuración adecuada”. En este sentido, ha dicho que su departamento trabaja desde el inicio de esta legislatura, por lo que ha pedido a los parlamentarios del PP que “se dejen de sectarismo y de interesarse exclusivamente por los pueblos gobernados por su partido, que dejen de politizar el agua y la depuración, y empiecen a pensar en el beneficio global de todos los ciudadanos de la región, independientemente de a quien hayan votado”.

Así lo ha manifestado la consejera durante su intervención en la Proposición No de Ley que se ha desarrollado en la tarde de este jueves en el pleno de las Cortes regionales relativa a la construcción de una depuradora en el municipio albaceteño de Tobarra. El punto ha sido votado en contra por la mayoría.

Según ha explicado, el proyecto que ya contemplaba la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Tobarra viene de 2008 cuando fue firmado un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento y el Gobierno regional, en el que se invirtieron ya más de 70.000 euros. “Un dinero perdido, ya que no avanzó, y fue olvidado durante la legislatura anterior, en la que no se llevó a cabo ninguna actuación para impulsar esta actuación”, ha añadido.

En este contexto, García Élez ha explicado que la entidad pública Infraestructuras del Agua de Castilla-La Mancha (IACLM), dependiente de la Consejería de Fomento, ha abordado la problemática de la depuradora de Tobarra desde el inicio de la legislatura, buscando la solución definitiva a través de dos proyectos paralelos. Por un lado, la supervisión y actualización del proyecto de la nueva EDAR sobre el ya redactado en 2008, con un coste de 20.293 euros. Y, por otro, el proyecto de las obras de renovación de la actual depuradora, como obras de emergencia, cuyo coste ha sido de casi 18.000 euros, y cuyo objetivo será la construcción de una nueva EDAR sobre la actual.

“Un proyecto cuya filosofía es que las infraestructuras no solo solucionen la situación a corto plazo de la actual depuradora, mejorando su rendimiento, sino que puedan servir también para el futuro proyecto de la nueva EDAR; para no invertir ni un solo euro en algo que no sirva a medio o largo plazo. Nuestro objetivo es invertir de cara al futuro, siendo prácticos y, sobre todo, rentables”, ha apuntado la consejera. Por eso, ha indicado que el proyecto de la nueva EDAR ya cuenta con la aprobación técnica por parte de IACLM y para la que se prevé un gasto superior a los 6 millones de euros y “no cuatro millones como reclaman en esa resolución, solo hablan por oídas”.

“Sean responsables y presenten PNLs acorde a la realidad, que se puedan cumplir y dejen de utilizar la demagogia en materia de agua y de depuración cada vez que se suben a esta tribuna”, ha aconsejado.

EDAR incluida en el Programa de Depuración

Por lo tanto, ha dicho que “vienen tarde con esta petición, ya que este Gobierno ha incluido la nueva depuradora de Tobarra dentro del Programa de Depuración en el horizonte 2018-2022, un ambicioso plan que va a suponer un antes y un después en materia de depuración en la región, en el que se trabajará por fases, pensando en el futuro de los municipios y en el cumplimiento de las normativas en materia medioambiental.

“Para nosotros todos los municipios son iguales y lo sabe el alcalde de Tobarra, porque se le ha recibido dos veces en la empresa Infraestructuras del Agua de Castilla-La Mancha, cosa que antes no ocurría con los alcaldes socialistas. Ha habido comunicación con él y se le ha dicho que estamos trabajando y que esta depuradora irá dentro de ese Programa de Depuración, además de que se va a arreglar la actual con unas obras de emergencia”, ha ensalzado.

Ha incidido, además, en que “se han perdido muchos años, teniendo que comenzar de cero en muchos proyectos como éste de Tobarra, lo que ha implicado consultas a un amplio número de entidades implicadas (Diputación, Ministerio de Fomento, Confederación Hidrográfica del Segura y Medio Ambiente), que ya están informando favorablemente”. Una situación que, como ha recordado la consejera, “debía haberse solucionado para evitar las sanciones municipales en estos años por no depurar correctamente”.

69 depuradoras en servicio de las 157 paralizadas

Así ha recordado que la “terrible herencia” de paralizaciones en materia de depuración que dejó el anterior Gobierno, con un total de 157 depuradoras paradas, que supusieron unas pérdidas para las arcas de la Junta de Comunidades de 68 millones de euros, entre indemnizaciones a las empresas adjudicatarias de las obras, actos vandálicos o robos; de las cuales, se han puesto en marcha 41 y se han reanudado 28.

“Esa es la diferencia de una legislatura a otra”, ha sostenido la responsable de Fomento; “estamos cumpliendo con nuestro trabajo, pues aun teniendo en cuenta que la Junta de Comunidades no tiene la competencia en el tratamiento de depuración de aguas residuales, como dice la Ley 7/2013, no miramos para otro lado, al contrario. Heredamos una dejadez que ha supuesto graves perjuicios a los Ayuntamientos, al medio ambiente y a las arcas regionales, y estamos actuando con celeridad y responsabilidad, porque somos conscientes de la urgente necesidad de cuidar el entorno y cumplir con las normativas ambientales”, ha concluido.