REGIÓN

El Gobierno regional mantiene la cesión de uso del centro de distribución del Banco de Alimentos de Cuenca

La consejera de Fomento, Elena de la Cruz, y el presidente del Banco de Alimentos de Cuenca, Antonio Villaseñor, han renovado hoy el convenio por el que el Gobierno regional cede durante un año más una nave en el polígono conquense de Los Palancares desde la que la ONG recoge, clasifica y reparte comida cada año a más de 8.000 personas de toda la provincia.

De la Cruz ha visitado las instalaciones y ha felicitado tanto al presidente como al grupo de voluntarios que cada día realizan “una labor impresionante”, ha enfatizado. La nave cuenta con 404 metros cuadrados de superficie y una parcela de aproximadamente 4.000 metros que permiten al Banco recibir las donaciones y organizar su distribución.

Recientemente concluía la denominada “Gran recogida”, a través de la cual han podido reunir una cifra superior a los 90.000 kilogramos de productos que entregan a personas que lo necesitan a través de una amplia red con casi 100 puntos entre parroquias, fundaciones o asociaciones.

La responsable de Fomento ha afirmado que la situación del país “es muy complicada, es muy difícil y el trabajo que hacen todos los voluntarios cada día viniendo a echar una mano es encomiable y hay que ponerlo en valor”. Así ha expresado la voluntad del Gobierno regional de “colaborar con ellos y ayudarles en todo lo posible” y ha aludido a la petición del Banco de otorgar algún carácter de fijeza al convenio de cesión temporal rubricado.

En este sentido, Elena de la Cruz ha transmitido a la organización un mensaje de tranquilidad sobre el uso del edificio de la Junta de Comunidades que tienen cedido, ya que la Consejería no prevé que vaya a necesitar hacer uso de él.

El presidente del Banco de Alimentos de Cuenca ha mostrado su satisfacción por la respuesta de la Consejería ante su petición y ha asegurado que el local cumple sobradamente con sus necesidades. La ONG ha realizado además ciertas mejoras en él, como la instalación de un sistema de alarma tras el robo que sufrieron en marzo de 2015, en el que les fueron sustraídos alimentos por un valor de 1.000 euros.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad