REGIÓN

Un ingresado en el Hospital Nacional de Parapléjicos participa en su tercera prueba de handbike

El joven burgalés de 24 años competirá en la GP Handbike Skoda de Jerez. Parapléjicos y la Fundación Ciclista de Castilla-La Mancha colocan en la élite de la handbikes a expacientes del centro. Ambas instituciones consiguen popularizar las bicicletas de mano en menos de tres años.

El Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha introducido en los últimos tres años las bicicletas de mano, conocidas internacionalmente como handbikes, dentro de su programa deportivo. Con la colaboración de la Fundación Ciclista de Castilla-La Mancha (FUCICAM), el centro ha conseguido que la élite de esta modalidad deportiva esté representada por expacientes y también por deportistas aún ingresados en el Hospital, como Adrián Pérez, un destacado caso de esfuerzo y superación.

Adrián Pérez Campo es un joven burgalés de 24 años que sufrió un accidente deportivo cuando conducía un kart durante una competición en la localidad madrileña de Alcalá de Henares. El golpe le causó una lesión medular a nivel dorsal y ahora se encuentra ingresado, desde hace cinco meses, en el Hospital Nacional de Parapléjicos, lugar donde ha cambiado el baloncesto y el karting por el handbike.

De la UVI a la pista

Lo que convierte a Adrián en un caso especial desde el punto de vista de la recuperación, el esfuerzo y la superación es que, como él mismo cuenta, “en dos meses y medio pasé de estar en una situación de postración con una traqueotomía, dada la gravedad de mi lesión, a participar en la carrera Liberty Seguros este mes de mayo; casi me acababan de quitar la cánula de la tráquea”.

Adrián Pérez entrena duro. El joven sale todas las tardes de la que todavía es su habitación, en la segunda planta del Hospital Nacional de Parapléjicos, para subirse a una de las handbikes que el Servicio de Rehabilitación Complementaria del centro pone a su disposición.

Antes de la lesión jugaba al baloncesto en La Rioja a nivel autonómico, afirma el deportista, que se apuntó a la handbike por  tres motivos: “me fortalece la musculatura de la espalda, donde una fijación en la columna me sujeta siete vértebras, lo que me preserva más equilibrio pero también duele más; por la sensación de libertad y porque es un deporte de superación, donde luchas contra ti mismo, es más mental”.

El trabajo y su espíritu competitivo le condujeron hasta la Bira Paralímpica de Bilbao, prueba de carácter internacional que tuvo lugar el pasado 18 de julio (cuatro meses después de su ingreso) y, este sábado 5 de septiembre, al circuito de Jerez de la Frontera donde participará en la GP Handbike Skoda (handbikejerez.com).

De entre los retos para el futuro, Adrián que sólo tiene palabras de elogio para el personal, especialmente los fisioterapeutas que le han atendido durante estos meses, busca asentarse en el campeonato de España y competir en pruebas internacionales de handbike, como la de Bilbao o la de Barcelona. “Los Juegos Paralímpicos no se descartan como gran ambición de futuro”, dice.

Un nuevo valor se suma a la élite de la handbike

Adrián Pérez Campo se suma así a casos como los de Gustavo Molina, campeón de España de duatlón y tercero del mundo en la misma categoría, o los de Eva Moral, Iván Heras, Luis Miguel García Marquina y Vicente Yangüe, entre otros que ya forman parte de la élite de la handbike en España, cuyo denominador común es haberse enganchado a este deporte durante su paso por el Hospital Nacional de Parapléjicos.

Acompañados de monitores de la FUCICAM y del área de deportes del hospital, cada vez son más los pacientes que utilizan handbikes, además de triciclos y tándem adaptados, para llevar a cabo su primera experiencia ciclista, realizando pequeñas rutas por las proximidades del centro dentro del programa de actividades al aire libre para personas con discapacidad, que conforman el proyecto multiaventura del Hospital Nacional de Parapléjicos.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad