REGIÓN

El Plan Multidisciplinar de Abordaje para Trastornos del Espectro Autista del Área Integrada de Talavera se extenderá al resto de la región

El consejero de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, ha anunciado este jueves que el Plan de Abordaje Multidisciplinar para Trastornos del Espectro Autista (Pamtea) del Área Integrada de Talavera de la Reina, diseñado por profesionales sanitarios implicados en el tratamiento de estos pacientes en colaboración con la Asociación TEA Talavera, se extenderá a otras áreas de salud de la región.

Con ello se mejorará la detección y el diagnóstico precoz a través de Atención Primaria, favoreciendo el acceso a la atención temprana personalizada e impulsando la coordinación entre los recursos sanitarios, educativos y de servicios sociales.

“Trabajar de forma multidisciplinar permite abordar en común la detección, la evaluación y el tratamiento de los pacientes”, ha señalado el consejero Fernández Sanz, que ha insistido en la importancia del diagnóstico precoz del trastorno del espectro autista (TEA), un concepto que engloba un conjunto de condiciones que afectan al neurodesarrollo y al funcionamiento cerebral, provocando dificultades en la comunicación e interacción social, así como en la flexibilidad del pensamiento y de la conducta. Y es que, aunque es posible detectar y diagnosticar este tipo de trastorno hacia los 2 años, en algunas ocasiones el diagnóstico preciso puede demorarse en el tiempo.

De este modo, tomando como punto de partida los objetivos marcados por la Estrategia Española en TEA, el Plan de Abordaje Multidisciplinar para Trastornos del Espectro Autista (Pamtea) del Área Integrada de Talavera establece los mecanismos de coordinación y colaboración de los distintos ámbitos asistenciales involucrados en el tratamiento y el seguimiento de estos pacientes.

El objetivo, ha explicado la coordinadora del Comité que ha diseñado el Plan, la subdirectora médico del Área Integrada de Talavera de la Reina, la doctora Consolación Lozano, es “mejorar la detección y el diagnóstico precoz en niños menores de 2 años”.

Para ello, los médicos de familia y los pediatras de Atención Primaria cuentan en el sistema informático con un cuestionario que permite confirmar o descartar las señales de alarma detectadas por las familias o los profesores del menor para, a partir de los resultados obtenidos, determinar la conveniencia de su derivación a la Unidad de Psiquiatría Infanto-Juvenil del Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera, cuyos profesionales serán los encargados de evaluar y diagnosticar al menor, y, en caso de que fuera necesario, coordinarán el tratamiento de otras patologías que pueda presentar el paciente y que requieran el concurso de profesionales de otras especialidades, como Neuropediatría, Otorrinolaringología, Oftalmología, Neurofisiología o Rehabilitación, e incluso su derivación a los servicios sociales.