SALUD

El coronavirus que brotó en un mercado de Wuhan, China, el pasado Diciembre se está expandiendo a gran velocidad pero, ¿realmente supone una amenaza para nosotros?

A pesar de que el número de personas que ya han sido infectadas es bastante grande y que ha traspasado las fronteras de varios países debemos mantenernos tranquilos. Es normal que se expanda tan rápido teniendo en cuenta que, al ser un virus que se ha transmitido por primera vez de un animal a un humano no tenemos desarrolladas “defensas” contra él, ni en nuestro cuerpo ni en forma de vacunas. Además, la ciudad en la que ha surgido el brote tiene una población de 11 millones de personas, por lo que es muy fácil estar en contacto con mucha gente y que el virus pase de unos a otros.

Veamos lo que se conoce hasta ahora:

Según la Organización Mundial de la Salud este nuevo virus, que se ha transmitido por primera vez de persona a persona, pertenece a la familia de los coronavirus, llamados así por la presencia de una “corona” en su superficie cuando se observa a través del microscopio.

Los coronavirus causan enfermedades relacionadas con el sistema respiratorio como el resfriado común y otras más graves como el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS por sus siglas en inglés) y el Síndrome Respiratorio Severo Agudo (SARS).

Los síntomas que produce el llamado coronavirus 2019 n-CoV o neumonía de Wuhan en las personas infectadas son parecidos a los de una gripe normal: fiebre, tos, molestias en la garganta y en casos graves dificultades respiratorias, neumonía, SARS, fallo renal y finalmente la muerte.

Hasta el momento en que estoy escribiendo este artículo ya hay 2.744 personas infectadas y han fallecido unas 80 y los países en los que hay personas contagiadas son China, Japón, Taiwán, Tailandia, Nepal, Corea del Sur, Australia, Francia y Estados Unidos. Pero de nuevo tenemos que tomar estos datos con tranquilidad ya que por lo general, las personas fallecidas eran de una edad avanzada y/o ya tenían otras enfermedades como ocurre con otras enfermedades como la gripe, incluso hay pacientes que se han recuperado del virus.

Aunque todavía no existe, China ya está trabajando en una vacuna para poder prevenir los contagios por este nuevo virus. Por eso se está expandiendo tan rápido, porque al no poder protegerse frente al virus las personas que entran en contacto con aquellas que están infectadas se contagian con facilidad.

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades este virus puede transmitirse por el aire cuando una persona enferma estornuda o tose, a través de contacto directo como con un apretón de manos o tocando superficies que tengan el virus y después tocandonos los ojos, la nariz o boca sin lavarnos las manos. Es decir, igual que se transmiten otros virus como el de la gripe.

Aunque es poco probable que este nuevo virus llegue a nuestra región nunca está de más echarle un ojo a las recomendaciones de la OMS para prevenir posibles infecciones: mantener una constante higiene lavándonos las manos con agua tibia y jabón o utilizando alcohol y lavando y cocinando correctamente los alimentos para eliminar cualquier patógeno que pueda estar presente. Es importante que tengamos en cuenta, ya no solo para este virus sino para el resfriado común o la gripe, que no nos tapemos la boca con la mano para toser o estornudar, sino con el interior del codo o en un pañuelo para evitar así ir tocando todo con la mano llena de virus.

Por último, me gustaría señalar que en lugar de alarmarnos por este nuevo virus seamos más conscientes de los que ya tenemos. Existen epidemias de gripe todos los años donde ésta se contagia a cientos de miles de personas sólo en España, de los cuales fallecen decenas de miles, pero cómo convivimos con ella desde hace mucho no la tenemos en cuenta. Debemos prevenir ante cualquier enfermedad y aprovechar las vacunas de las que ya disponemos así como mantener las medidas de higiene con o sin coronavirus.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad