SOCIEDAD

25 años de la Asociación de Jóvenes Amigos del Vino de Valdepeñas a través de dos de sus fundadores

IMG_4016 (Copiar)
Juan de Dios Rojo (izquierda de la foto) y Fermín Rúiz (derecha de la foto)

La Asociación de Jóvenes Amigos del Vino de Valdepeñas nació hace 25 años con el objetivo de difundir la cultura del vino. Una entidad que, gracias al duro trabajo de quienes la fundaron, de las posteriores juntas directivas y de la fidelidad de los cientos de socios que la conforman,  sigue viva en el tiempo, fuerte y con una trayectoria de actividades consolidadas y de prestigio, que muchas de este tipo quisieran tener.

Con Fermín Ruíz Sánchez-Ballesteros, que fue su primer presidente y con Juan de Dios Rojo Gómez, que fue el primer tesorero, ambos socios fundadores junto a Elisa Laderas, Patricio Badillo Hurtado,  Francisco Alcaide Rubio, Francisca López Yébenes, Domingo González Sánchez y José Sánchez-Barba Caminero, hemos hablado sobre el origen de la Asociación de Jóvenes Amigos del Vino de Valdepeñas.

¿Cómo surge crear una Asociación de Jóvenes Amigos del Vino en Valdepeñas?

Fermín: En noviembre del año 1.991 vinieron a Valdepeñas a dar una conferencia, Jordi Melendo, periodista especializado en vinos y  Fernando Falcó, Marqués de Cubas, sobre la “Problemática del vino actual”, a la que asistí como Enólogo. Melendo habló de la existencia de asociaciones de jóvenes amigos del vino y la verdad es que me mostré interesado en este tema y le pedí que nos enviara los Estatutos para iniciar la creación de una en Valdepeñas.

Juan de Dios: Nos envió los estatutos y en julio de 1.992 comenzamos a andar. La primera asamblea se hizo en noviembre de ese año y a partir de ahí, además de los socios fundadores se incorporaron el que luego fue también presidente, Francisco López de Lerma y Pilar González, y se empieza con la iniciativa de llevar a cabo distintas actividades para darnos a conocer. Lo primero que hicimos fue participar en la Feria del Vino que se hacía en Valdepeñas (FERVINO) en el Pabellón Ferial, donde tuvimos un stand y fue la presentación oficial de la Asociación de los Jóvenes Amigos del Vino de Valdepeñas, además de aprovechar para captar socios, que fue todo un éxito, pasamos de ser unos 40 socios a 400.

Fermín: En esta presentación nuestra madrina fue Isabel Mijares, que entonces era la presidenta del Consejo Regulador (D.O. Valdepeñas), una persona que siempre estaba dispuesta a ayudarnos en todo.

¿Cuál fue la primera actividad que hicisteis y cuáles fueron las posteriores?

Juan de Dios: La primera actividad que hicimos fue ofertar en Navidad vinos de distintas bodegas de Valdepeñas a los socios y no socios, por un precio ajustado según bodega. Era un lote compuesto de vino tinto, blanco, rosado y un queso. La siguiente vez que hicimos esta actividad metimos vinos de otras denominaciones de origen vecinas, de la región.

Fermín: Después llegó la gran limoná para entrar en el libro Guinness de los Records, lo que conseguimos y eso nos dio más empuje. También hacíamos, igual que ahora, excursiones para conocer otras denominaciones de origen y bodegas, cursos de catas, catas que se hacían los martes en la ya desaparecida “Taberna del buen bebedor”, el nombramiento de socio de honor en la cena de gala, premios a los hosteleros y el Túnel del Vino, que es todo un éxito desde el principio.

¿Cuál era el objetivo de la asociación?

Fermín: Difundir la cultura del vino, a través de la promoción y difusión, fomentando su consumo mesurado entre los jóvenes, así como otros productos de la región, mediante la organización de todo tipo de actos, tanto técnicos como culturales, que lleven a un mejor conocimiento del arte del buen beber.

Juan de Dios: Eso es lo que consta en los Estatutos iniciales como objetivo, que aún sigue manteniéndose, pero  aunque sabemos que se han cambiado algunos puntos, ese objetivo principal perdura.

¿De dónde sale el logotipo?

Juan de Dios: Se creó el primer año el logotipo de la asociación, la copa y los racimos, que aún se mantiene. La copa era el logotipo original de la Federación Nacional de Asociaciones  de Jóvenes Amigos del Vino, de la que éramos también miembros, pero nosotros le añadimos los racimos de uvas para diferenciar.

Fermín: Yo recuerdo ir a reuniones de la Federación a Madrid, Córdoba y una de ellas se hizo en Valdepeñas, el último año que fui presidente.

¿Qué os parece que después de 25 años aún se mantengan las actividades que vosotros iniciasteis?

Juan de Dios: Nos parece estupendo porque son además actividades muy participativas desde siempre, y también desde el primer minuto estamos como jurado en el concurso de Limoná que se realiza en las Fiestas de la Vendimia. Eran actividades en las que se captaban muchos socios y se sigue captando. Fíjate que nosotros en un año conseguimos captar a 400 socios, fue todo un logro.

Fermín: Incluso las catas fijas que ahora son los viernes y que nosotros hacíamos los martes en La Taberna del buen bebedor, se siguen manteniendo. Lo único que ha cambiado de esta actividad es que ahora asisten más de 200 personas y entonces, en los inicios, se completaba con el aforo que tenía el local donde se hacían.

¿Seguís siendo socios?

Fermín: Sí, claro, además tenemos el número 1 y 2, respectivamente, en el carnet de socios.

Juan de Dios: Y además, seguimos participando en actividades, pero ya como socios y en la medida en que podemos. En el primer carnet, que lo diseñamos los socios fundadores, se ponían los objetivos de la asociación y lo que pretendía.

¿Hay diferencias importantes en la asociación de hace 25 años a la de ahora?

Fermín: En cuanto a actividades no. Se siguen manteniendo las mismas y siendo exitosas, hay que poner en valor el trabajo de todas las Juntas Directivas posteriores a la nuestra que han sido muy eficientes y han sabido mantener la esencia de la asociación.

Juan de Dios: Es bueno que se mantengan las actividades de tradición porque da entidad. Pero echo de menos la difusión de la asociación a nivel comarcal y provincial, se queda muy localista y se podría ascender a una difusión más amplia.

Lo cierto es que en una asociación de este tipo, ya sea hace 25 años como lo es ahora, hay mucho trabajo por parte de la Directiva que la gente de fuera no ve, y eso hay que valorarlo porque se hace de forma altruista.

Otro aspecto importante es que nosotros comenzamos con todas las puertas cerradas y había que abrirlas, eso conllevaba mucho trabajo.  La ventaja de antes, que a pesar de tener las puertas cerradas, teníamos más libertad y más margen de creatividad, y ahora que las puertas están más abiertas, la asociación está más condicionada a fines partidistas, pero no por parte de la Directiva, para nada, sino por parte de los políticos.

Fermín: Recuerdo que nosotros en ese sentido estábamos más arropados por las instituciones públicas, nadie se ponía medallas o pretendía ponérselas, éramos un equipo. Esta asociación debe seguir siendo independiente y sin tener la sensación de deber nada a nadie.

Hablemos de la actividad estrella de la asociación en las Fiestas del Vino, el Túnel ¿Cómo lo veis?

Juan de Dios: Yo creo que está bien porque sigue manteniendo el objetivo y la esencia de su creación, que es difundir la cultura del vino. Lo que la gente tiene que mentalizarse, la que asiste al Túnel del Vino, es que no van a beber vino y a ponerse ciegos, sino a catar, a conocer su esencia, olores, sabores, su cultura, su historia, entre otros.

Fermín: El primer Túnel se hizo en el Centro Cultural La Confianza, hace ya 18 años,  aún así ha evolucionado y por eso sigue siendo la actividad estrella.

¿Algo que decir a la actual Directiva?

Fermín: Yo diría a todas las que han formado parte de la asociación, desde hace 25 años, que lo han hecho muy bien, pero tengo una cosilla que si me gustaría aprovechar para decir, y es que todos los miembros de las juntas directivas tienen la insignia de plata de la asociación, y los miembros de la primera junta directiva no lo tenemos. Algo que creo que la asociación tiene pendiente con nosotros.