SOCIEDAD

Ana García (Presidenta de ASUVAL): “Un vino, esencialmente, tiene que reunir elegancia, equilibrio, amabilidad y, sobre todo, sutileza”

Hace tan solo una semana que Ana García Pérez -nacida en Ciudad Real, aunque residente en Valdepeñas- ha sido elegida presidenta de ASUVAL, la Asociación de Sumilleres de nuestra ciudad. Es la primera vez que una mujer ocupa este cargo, aunque en la directiva ya ha habido presencia femenina con anterioridad. En Advaldepeñas hemos hablado con esta joven sobre el mundo del vino y sobre sus objetivos dentro de la asociación.

¿Cómo afrontas el reto de ser la presidenta de la Asociación de Sumilleres de Valdepeñas?

Afronto el reto de presidenta de ASUVAL con mucha motivación e ilusión. Es para mi un gran honor representar a la Asociación de Sumilleres de Valdepeñas. Todo un reto por el que trabajaré duro junto a la Junta Directiva de ASUVAL.

¿Qué proyectos tienes para la Asociación?

En breve presentaremos el programa de actividades para la asociación que contará con viajes a conocer diferentes denominaciones de origen, catas de vinos, cervezas y destilados, visitas a bodegas de la zona y un nuevo proyecto de formación para nuestros socios que incluirá, análisis sensorial, ciclo vegetativo de la vid, vinificaciones, etc.. El objetivo es formar a todos nuestros socios y hacer llegar a Valdepeñas la cultura del vino y la sumillería.

Desde ASUVAL animamos a todos a conocer nuestra asociación y participar en nuestras actividades.

- Para ti, ¿hay algo que haga distintos los vinos de Valdepeñas?

Son unos vinos que siempre representan una excelente relación calidad-precio. Vinos muy apegados a la tierra.

- Actualmente hay muchos vinos de gran calidad, pero para ti, ¿qué características debe reunir un vino para ser incluido en la carta de un restaurante?

Fundamentalmente vinos que tienen tipicidad de zona, tipicidad de variedad... Un vino, esencialmente, tiene que reunir elegancia, equilibrio, amabilidad y, sobre todo, sutileza. Me gustan los vinos redondos, equilibrados, sedosos ... por eso me encanta la pinot noir y la tempranillo.

- Un sumiller tiene que estar al día de los vinos nuevos que se producen, ¿cuál ha sido tu último “descubrimiento”?

Los vinos de la familia Lucendo me han sorprendido gratamente y los vinos de Finca Río Negro situada en Cogolludo, Guadalajara, donde elaboran un Gewürztraminer 100% muy interesante. También cabe destacar los vinos de Finca La Encomienda, Oretano y su nuevo vino Orissón.

- Dentro del mundo de la sumillería cada vez hay más presencia femenina, ¿crees que las mujeres tienen una sensibilidad especial a la hora de catar, o el mundo del vino no distingue de sexos?

Las mujeres piden paso en este sector. Se puede observar en las escuelas de enología, o en los cursos de sumillería. Personalmente creo que el mundo del vino no entiende de sexos, se necesita intuición, pero lo más importante es tener muchos registros controlados. Oler algo y relacionarlo con un momento, un registro... Las aptitudes son buenas, pero lo más importante es la constancia.

- Uno de los retos de las bodegas es que sus vinos lleguen a la gente joven, que no se relacione el consumo del vino con una imagen elitista. ¿Cómo ves la situación?

Estamos siendo testigos de un cambio importante en el perfil de los nuevos y potenciales consumidores, un grupo comprendido entre los 21 y los 37 años. Poco a poco aumenta el consumo de vino o vinos de baja graduación en zonas vitivinícolas, aunque aún nos queda mucho por hacer. Otros países ya lo han conseguido como Reino Unido o Estados Unidos. Estoy convencida que entre todos cambiaremos el concepto que tiene la juventud de que el vino es caro, o lo bebe gente con cierto estatus.

- Estamos en una época en la que las nuevas tecnologías han inundado todos los sectores, incluido el enológico y es posible por ejemplo, comprar en una misma web botellas de vino de todas las zonas de producción. ¿Cómo te llevas con el mundo virtual?

Creo que ha sido un gran avance, la gente dispone de mucha información en Internet, lo cual creo que es muy positivo. Que se puedan comprar vinos de otras zonas de producción, otros países y probar su tipicidad es todo un lujo al alcance de todos.

703770_10151261888806051_1002091491_o