Cómo utilizar bien una tarjeta de crédito

Cómo utilizar bien una tarjeta de crédito
Cómo utilizar bien una tarjeta de crédito

Disponer de una tarjeta de crédito no significa que debamos utilizarla para todos los pagos que tengamos que hacer. A continuación, queremos hacer una pequeña revisión sobre cómo usar adecuadamente la tarjeta de crédito.

  1. Antes de adquirirla, compara ofertas

Afortunadamente, tenemos la posibilidad de elegir entre muchas tarjetas de crédito que van mucho más allá de las de ofrezca nuestra entidad bancaria. A día de hoy, se puede contratar una tarjeta de crédito con otra entidad sin ningún problema, así  que merece la pena hacer una comparación para no quedarnos simplemente con lo primero que nos ofrezcan.

Incluso si ves algo que te gusta, pero no quieres cambiar de entidad, puedes ir con la oferta de la otra entidad y negociar con tu banco para ver si pueden mejorar un poco su oferta.

En el mundo de las financias, la información es dinero y merece la pena invertir algo de tiempo en conocer lo que hay por ahí.

  1. Si no necesitas crédito, no la utilices

Cada vez que haces uso del crédito de la tarjeta, la entidad te cobrará unos intereses. Por tanto, si tienes liquidez para hacer el pago con tu propio dinero y no necesitas el crédito, puedes usar tu tarjeta de débito en lugar de la de crédito.

Pagar con la tarjeta de crédito simplemente por costumbre, es un error.

Por otro lado, hay en algunos casos como al reservar un billete de avión o un coche de alquiler o simplemente al hacer una compra para la que necesites el crédito, en el que si tienes una tarjeta, podrás aprovecharte de sus ventajas.

Otro ejemplo típico son los viajes, ya que muchas tarjetas ofrecen un seguro de viajes asociado a las compras que pagues con ella.

Por tanto, reflexiona qué compras te merece la pena hacer con la tarjeta y cuáles no y vete usando el sistema de pago adecuado para cada una.

  1. Seguridad

Otro de los aspectos claves del buen uso de las tarjetas de crédito es el uso seguro de las mismas.

Algunas recomendaciones básicas pueden ser:

- Antes de usar un cajero, comprueba que el aspecto externo es sospechoso. No hay añadidos extraños en la ranura de la tarjeta, cámaras apuntando a los números, etc.

- Si tu tarjeta tiene la opción de pago por contacto, llévala en una cartera de seguridad para que nadie pueda robarte simplemente acercando un dispositivo a tu bolso o pantalón.

- Si compras por internet, usa una tarjeta prepago o, al menos, asegúrate de que estás en una web lícita, ten un buen antivirus y comprueba que la URL muestra la S de la encriptación TSL.

  1. Conoce tus derechos

Las tarjetas de crédito suelen darte opciones de protección. Por ejemplo, puedes rechazar pagos si la entidad que hace el cargo no tiene una prueba de que tú autorizaste la compra.

La mejor manera empezar a usar bien una tarjeta de crédito es leer el contrato con cuidado. En él te informarán de los intereses que te van a cobrar cuando uses el crédito, de si los intereses empiezan a devengarse desde el primer momento o a partir del primer mes y de tus derechos y obligaciones en relación con el uso de la tarjeta.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad