SOCIEDAD

La DO Valdepeñas aprueba un presupuesto de 678.000 euros para este año, de los que casi la mitad se destinarán a acciones de promoción

Jesús Martín, Presidente de la Asociación Interprofesional de la Denominación de Origen Valdepeñas ha comparecido hoy en una rueda de prensa tras la celebración ayer de una reunión de la Junta Directiva de este organismo en la que se ratificó el nuevo pliego de condiciones, y se aprobaron los presupuestos de 2015 y 2016. Martín ha dicho que se inicia un nuevo camino, “a lo mejor es el enésimo camino que se empieza, pero yo creo que va a ir bien”.

El también Alcalde de Valdepeñas ha dicho que su papel como Presidente de la Interprofesión tiene que ser “secundario y de portavoz”, limitándose a llevar a efecto los acuerdos que se tomen tanto en la Asamblea como en la Junta Directiva.

Este jueves quedó aprobado el presupuesto de 2015, con 520.000 euros de ingresos y 400.000 de gastos. Además, se decidió pasar las cuotas de 2016 y de 2016 de manera conjunta, manteniéndose el precio de 2014: 8.5 euros por hectárea para las 23.000 acogidas a la DO Valdepeñas, y 0.288 euros por hectólitro de vino para los 537.467 que se produjeron en 2015.

Presupuesto para 2016

La Junta Directiva aprobó un presupuesto de 678.000 euros para este año, de los que 300.000 –procedentes de la Interprofesión, la Diputación y la Junta- se van a destinar a la promoción y la publicidad del vino de Valdepeñas. Martín ha dicho que además de contarse con un superávit de 120.000 euros del presupuesto de 2015 se cuenta también con una importante cantidad en tesorería, por lo que “el Consejo dispone de unos fondos de en torno a 600.000 euros que nos dan un margen económico para empezarnos a mover y dibujar unos buenos presupuestos para 2017, centrándonos en la imagen, la publicidad y los estudios que nos consoliden en el futuro de la mejor manera posible”.

Habrá veedores en el campo e inspectores en las bodegas

El Presidente de la DO Valdepeñas ha anunciado que se va a retomar una práctica perdida en los últimos años para que haya veedores que vigilen en el campo que la producción para calificar la uva se cumple, del mismo modo que habrá inspectores en las bodegas que verifiquen la producción.

Las inspecciones en el campo se harán en un 2% de las 14.000 parcelas que hay acogidas a la DO, y se van a designar por sorteo. “No hemos venido a hacer daño a nadie, pero hemos venido a acreditar que lo que se haga de uva este año, sea lo que va a salir el año que viene”, ha dicho Martín, que ha indicado que por ello, se dará la posibilidad a los productores de cortar racimos en el caso de que excedan la producción.

Nuevo pliego de condiciones

En la reunión de la Junta Directiva se ratificó el nuevo pliego de condiciones, en el que entre otros aspectos se contempla la modificación del rendimiento del viñedo por hectárea, que se ha fijado en 7.500 kilos por hectárea para las variedades tintas (antes eran 6.000) y de 8.000 kilos por hectárea para las blancas (hasta ahora eran 7.500), además de un margen de un 10 % más o menos en función de la campañas, Además de ese margen, se contempla un incremento adicional del 10 % en situaciones climatológicas excepcionales, aunque esas uvas no se podrán comercializar a través de la Denominación de Origen, sino en el mercado libre.

Además, se acordó adaptar la normativa para que el tinto de Valdepeñas incremente progresivamente el porcentaje de uva tinta que lleva en su composición, hasta alcanzar en 2017 el 85%.

También habrá cambios en la tarjeta del viticultor, que de cara a la cosecha de 2017 incorporará especificaciones a cerca de la materia prima que se produce en cada parcela y los titulares que hay, con el fin de mejorar la trazabilidad del producto.

De cara al consumidor, las contraetiquetas de las botellas de vino incorporarán más información, incluyendo la capacidad del envase y si el vino es por ejemplo, reserva o crianza.

Se va a exigir una declaración mensual de movimientos del vino que hagan a los elaboradores, que tendrán que hacer también declaración anual de existencias de contraetiquetas y declaración mensual de la situación de las añadas. Además, deberán informar de cualquier modificación que hagan de etiquetas o de las nuevas que creen. Serán necesarias también declaraciones de las producciones elaboradas y de la aptitud de todos los vinos y de la calificación de todo el vino pendiente de aptitud al finalizar cada campaña, el 31 de julio,

Estudios sobre la zona de producción

Martín ha explicado que se ha acordado también causar baja en el Observatorio Español del Vino, que tenía un coste de 18.000 euros anuales. “No voy a estar pagando a un Observatorio que habla mal de mi, primero que no se por qué habla mal, cuando lo estemos haciendo bien según su criterio volveremos a estar” ha precisado.

Además, se encargarán a la Universidad de Castilla-La Mancha estudios para conocer todos los pormenores de la zona de producción, relativos al terreno, la humedad o la altitud, con el fin de que el sector productor pueda conocer todas las características de la zona donde desarrolla su actividad. Además, se tiene la intención de encargar otro estudio para que se pueda mejorar la Ley del Vino, y que en esta se tenga en cuenta que en España no todas las zonas de producción tienen las mismas necesidades en cuanto al terreno. “Queremos ayudar al agricultor para que la inversión que haga en planta sepa que le va a sacar un rendimiento”, ha dicho.

Finalmente, ha dado a conocer que la DO Valdepeñas acordó decidirse a la solicitud que hace la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas para que éstos tengan poder de decisión dentro de la Interprofesión a nivel nacional.