SOCIEDAD

La imagen de Jesús Despojado se venera desde ahora en la capilla de la Virgen del Carmen (La Manzana)

La imagen de Jesús Despojado de sus Vestiduras que forma parte de uno de los pasos de misterio de la Muy Ilustre y Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús Caído y María Santísima de la Esperanza, se venera a partir de ahora en la capilla de la Virgen del Carmen, situada en la calle La Manzana, que da nombre a este barrio situado cerca del Nuevo Valdepeñas, capilla que a efectos eclesiásticos corresponde a la parroquia de la Asunción, en donde precisamente esta erigida canónicamente la Cofradía.

270914 VA-COFRADIA

La imagen que hasta ahora se ha venido venerando en la capilla de la Virgen del Fátima, que corresponde a la parroquia del Santísimo Cristo de la Misericordia, han tenido que retirarla por tener prevista la realización de obras.

Componentes de la Junta de Gobierno de la Muy Ilustre y Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús Caído y María Santísima de la Esperanza, de común acuerdo con Enrique Galán Ruedas, cura párroco de la Asunción y consiliario de esta Cofradía así lo han establecido sin límite de fecha de estancia de la imagen que ha sido situada en el lado derecho del Altar Mayor, vistiendo antigua túnica de terciopelo morado y tiene potencias sobre su cabeza.

Historia

La imagen data de principios del siglo pasado y que fue donada a la Cofradía tras la reorganización de la misma por la familia Crespo Abad, recibió culto durante muchos años en la antigua capilla del Santísimo de la parroquia de la Asunción, frente a la imagen de la Virgen del Carmen, que causalmente es la misma que a partir de ahora comparten el Altar Mayor.

La historia de la imagen de Jesús Despojado de sus Vestiduras es una de las escasísimas imágenes que se pudieron salvar de la guerra civil de 1936-1939, y fue adquirida por Dionisio Crespo Barrios, a la sazón presidente de la hermandad del Santo Cristo de la Misericordia, de ahí la circunstancia –según atestiguan investigadores locales- que procesionara con esta hermandad antes citada. La ocultó Antonina Abad en un pajar, que fue tabicado, lo que permitió que llegara hasta nuestros días, siendo una de las más bellas y representativas imágenes de la Semana Santa de Valdepeñas.

Se trata de una talla completa en madera, datada a principios del siglo pasado, pero de corte de escuela murciana. Terminada la guerra, fue expuesta al público a través de las ventanas de la casa de quienes fueron sus propietarios en la calle del Cristo, lo que permitió que fuera contemplada por numerosos valdepeñeros y valdepeñeras. Al fallecer el citado Dionisio Crespo pasó a ser propiedad de sus hijas, María, Manuela y Ana Crespo Abad, siendo esta la encargada de custodiar la imagen hasta que el 17 de agosto de 1962 se ultimó la gestión para cederla mediante documento firmado a esta Cofradía, circunstancia que se produjo finalmente el 2 de septiembre de 1962.

La imagen de Jesús Despojado, durante un buen número de años se ha venido venerando en la capilla de la Virgen de Fátima, y desde ahora se podrá visitar en la capilla de la Virgen del Carmen, cuya misa semanal se celebra el domingo a las 11:00 horas.