SOCIEDAD

Jesús Martín presenta un cierre del ejercicio económico de 2016 con casi cuatro millones de euros de superávit

El Alcalde de Valdepeñas ha presentado esta mañana en rueda de prensa, cómo ha sido la ejecución del Presupuesto del Ayuntamiento a lo largo del año pasado. La previsión era gastar e ingresar 27.885.000 euros y se recibieron 29.203.745 euros (un 4.73% más), mientras que se gastó un 3.05%. El superávit municipal fue de 3.922.296 euros.

DSC_0113 (Copiar)

En cuanto al incremento de los ingresos que se produjo, un 4.43% más tuvo que ver con los impuestos indirectos (lo que se traduce en 608.866 euros), 352.729 euros de tasas y precios públicos y 672.195 por las transferencias de capital que se recibieron y no estaban previstas inicialmente.

A 31 de diciembre de 2016, existían según ha detallado Martín, 3.092.268 euros pendientes de cobro y de esos, 1.658.934 eran de impuestos directos -gente que no ha podido pagar el IBI, el impuesto del coche u otros impuestos-. Pese al dato, el regidor municipal ha destacado cómo esta cantidad “mejora” un millón con respecto a 2015 “y es que desde que estamos aceptando los fraccionamientos de los impuestos, estamos recaudando mejor”.

Sobre los gastos, se ha mostrado contento porque se ha podido contener el gasto corriente, con un ahorro en este capítulo de 486.234 euros de gastos derivados de la luz, el agua o las actividades de todo tipo realizadas por el Ayuntamiento. En total a este capítulo fueron a parar 8.931.780 euros.

En lo que respecta a las inversiones reales, se han incrementado 1.091.217 euros, habiendo previstos a comienzos de año 3.097.556 euros. Según ha dicho se han ejecutado proyectos como la compra y la obra de Bodegas A7, el equipamiento para el edificio de los Baños del Peral que abrirá este año o la remodelación del Centro Cultural “Cecilio Muñoz Fillol”. Martín ha explicado que ha sido posible gracias a ingresos extraordinarios como la devolución de la tasa de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, y el incremento de los impuestos indirectos recaudados. “Todo el dinero que hemos tenido de plus a lo largo del 2016, lo hemos invertido”. En cuanto a los gastos, también ha querido estacar el “ajuste espectacular”, del gasto en personal, donde fueron a parar 10.256.000 euros.

En 2016 se han amortizado 2.860.200 euros de deuda, “lo que supone que cuando cerremos este año, habremos amortizado otros tres millones, con lo cual la deuda del Ayuntamiento será más pequeña de lo que lo era hace catorce años”, ha explicado.

El Ayuntamiento paga a sus proveedores entre 20 y 35 días

Según el informe de ejecución del presupuesto, al acabar el año quedaba pendiente de pagar 1.532.489 euros. La explicación que ha dado es que “teniendo en cuenta que el Ayuntamiento mueve unas facturación de 29 millones de euros al año, si se divide entre doce meses, significa que pagamos 2.5 millones de euros cada mes. Si a 31 de diciembre quedaba un millón y medio, eran las facturas que entraron a partir de los primeros días de diciembre y no dio tiempo a tramitarlas; pero estamos pagando entre 20 y 35 días”.

En cuanto a los fondos líquidos de superávit, es decir, el dinero que el Ayuntamiento tiene “en la caja”, ascendía a 5.541.444 euros, tanto de este último ejercicio como de anteriores.

De años anteriores y pendiente de cobro a 31 de diciembre existían 14.119.261 de euros. La Ley obliga a considerar que un 40% son ya de dudoso cobro (6.778.430 euros), que Martín considera “exagerado”, pero si calcula que un 20% de ese dinero puede estar perdido. Según ha explicado, la mayor parte de ese dinero tiene que ver con la bajada de la construcción, con los concursos de acreedores y con IBIS, licencias de obra y otros impuestos que el Ayuntamiento no ha podido cobrar.

Con todos estos datos, Martín ha asegurado que “no es para echar campanas al aire, pero estamos dando superávit y vamos a dejar la deuda cuando acabe este año por debajo de lo que era el Ayuntamiento hace 14 años”. Por ello, se plantea continuar con “la política que hemos iniciado este año de mayor número de planes de empleo y mayores inversiones” y en la medida que lo permita la regla de gasto y se vaya recuperando la tesorería con el dinero pendiente de cobrar, realizar inversiones que no generen un gasto. El Alcalde ha puntualizado que la intención es esa y  no la de amortizar deuda con ese dinero, para que con ese margen, se puedan ir ejecutando infraestructuras “que el pueblo está demandando”. Entre ellas, acabar el cerramiento de Plan de Tormentas en la zona norte, continuar la urbanización del Canal desde la Puerta del Vino hasta el Puente del Hierro y comunicar el Barrio de San Pedro con el casco urbano con un paso subterráneo en la calle Cristo.