SOCIEDAD

El joven que agredió sexualmente, maltrató y vejó a una menor residente en Valdepeñas ha sido condenado a 23 años de cárcel

La Sección 2ª de la Audiencia Provincial de Ciudad Real ha condenado a F.A.A a 23 años de cárcel por los delitos de Agresión Sexual, Detención Ilegal, Violencia de Genero, Contra la Integridad Moral, Coacciones y Amenazas a la joven M.J.N., menor de edad cuando ocurrieron los hechos en 2015, con la que mantenía una relación.

La sentencia a la que ha tenido acceso Actualidad Valdepeñas señala que el acusado, de 26 años de edad, ya tenía antecedentes penales por delito de amenazas en el ámbito familiar y delitos de coacción. En esta sentencia es responsable de dos delitos de agresión sexual, integridad moral, violencia habitual en el ámbito familiar y violencia de género. Delitos por los que deberá cumplir 23 años de cárcel e indemnizar a la víctima con 50.000 euros, además de orden de alejamiento de la víctima.

Hechos

El acusado inició una relación sentimental con M.J.N, residente en Valdepeñas, en julio de 2015 cuando la chica aún era menor de edad, relación que finalizó tres meses después, y durante la cual, el acusado protagonizo los siguientes hechos:

El día 11 de octubre del año 2015, el acusado concertó una cita , y cuando ambos se encontraban a bordo del vehículo del acusado,  le pidió a la joven que le diera el teléfono móvil con la finalidad de mirar los contactos mantenidos, a lo que, inicialmente se opuso ésta, si bien, y ante la insistencia le hizo entrega del mismo , y al comprobar el acusado que había tenido conversaciones vía WhatsApp tanto con chicas como con chicos, le propinó varias bofetadas y tirones de pelo. Acto seguido, el acusado arrancó el vehículo, el cual sufrió una avería, culpando de ello a la chica, a quien le dijo que la iba a matar si en días próximos no le daba 300 euros para el arreglo del mismo.

Al día siguiente, 12 de octubre, como quiera que M.J.N no se puso en contacto con el acusado, este fue a buscarla a la localidad de Valdepeñas lugar de residencia de la joven, encontrando a la misma en el lugar denominado Parque del Cerro, exigiéndole que se fuera con él, y ante la negativa y a la vez que le decía " te vienes por las buenas o por las malas", la agarró con fuerza del pelo, hasta lograr levantarla del banco, arrastrándola hacía su vehículo, obligándola a subirse en la parte trasera del mismo, todo ello, en contra de la voluntad de la chica. Una vez que ésta ya se encontraba en el interior del vehículo, el acusado inició la marcha, abandonando la localidad de Valdepeñas, con la intención de desplazarse a la localidad de Daimiel, lugar donde residía el acusado junto con sus padres. En el trayecto, detuvo el vehículo, obligándola a sentarse en el asiento del copiloto, lugar donde comenzó a golpearla en la cara con el mango de un destornillador, cubriéndose ella  la cara con las manos  para defenderse de los mismos. El acusado, posteriormente, golpeó con la parte punzante del destornillador la pierna de la joven.

Una vez llegaron a Daimiel y en la casa donde residía el agresor, éste orinó en una botella y obligó a la joven a que se bebiera el contenido de la misma. Tras esto le propinó una patada en el costado y varios golpes en la cabeza con el pomo de una puerta.

Después la obligó a ir a la Guardia Civil para decir que se hallaba de forma voluntaria con el acusado. Ese mismo día fue ingresada en el Centro de Primera Acogida y Valoración de la localidad de Pozuelo de Calatrava.

Asimismo, en las fiestas de agosto de Villanueva de los Infantes volvió a golpearla en el interior del vehículo y la obligó a hacerle una felación que grabó con el móvil y la amenazó con difundir las imágenes, después la agredió sexualmente. Estos hechos también ocurrieron en las Fiestas del Vino de Valdepeñas, donde volvió a golpearla y agredirla sexualmente.

Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad