SOCIEDAD

Un joven de Valdepeñas fallece en un tiroteo en un local de Alcantarilla (Murcia)

Un joven de 25 años de edad, natural de Valdepeñas, ha fallecido en la noche de este viernes en un tiroteo producido en un local de copas del Polígono Industrial Oeste, en el término municipal de Alcantarilla (Murcia), donde también ha perdido la vida un varón de 53 años, según han informado fuentes del Centro de Coordinación de Emergencias en un comunicado. El joven valdepeñero era el portero del local.

tiroteo 2

El Teléfono Único de Emergencias 1-1-2 recibía en torno a las 22:41 horas de la noche varias llamadas que alertaban de que se había producido un tiroteo en un local público situado en la calle Milenio del citado polígono industrial, en concreto, junto al Camino de los Soldados de Alcantarilla (Murcia). A consecuencia del tiroteo, había tres personas heridas de diversa consideración.

Hasta el lugar de los hechos se han desplazado efectivos de la Policía Nacional, una ambulancia del Servicio de Urgencias de Alcantarilla y dos Unidades Móviles de Emergencia, además de Policía Local de Alcantarilla, atendiendo in situ a los tres heridos.

Sin embargo, los facultativos de las ambulancias del 061 no han podido hacer nada por salvar las vidas de dos ellos, el joven valdepeñero de 25 años y el varón de 53 años, de nacionalidad española, que han fallecido por heridas de arma de fuego. Una tercera persona ha sido atendida por crisis de ansiedad.

Horas después, la Policía ha detenido a los cuatro implicados en este tiroteo después de que uno de ellos se atrincherara en una vivienda del barrio de San José Obrero de Alcantarilla. Tras establecer un amplio dispositivo en la zona, la Policía conseguía que se acabara entregando.

La Policía ha iniciado una investigación para esclarecer los hechos y conocer quién de los cuatro ha sido el autor de los disparos, pues todos ellos tienen parentesco familiar.

Los hechos se produjeron pasadas las diez y media de la noche en un local de copas de San Ginés de Alcantarilla cuando varios hombres, al parecer, de etnia gitana y que aparentaban encontrarse bajo los efectos del alcohol o las drogas, comenzaron a discutir con clientes del establecimiento y fueron invitados por el vigilante de seguridad a marcharse. Fue en ese momento cuando lanzaron disparos con un arma de fuego, cinco de los cuales impactaron en el pecho del vigilante, causándole la muerte prácticamente en el acto.

Seguidamente encañonaron a uno de los clientes del local, contra quien realizaron varios disparos que le alcanzaron al menos en dos ocasiones y también falleció en pocos minutos.