SOCIEDAD

Justicia y Progreso denuncia que a 74 días vista el Ministerio de Justicia no se pronuncia sobre la desmantelación de los Registros Civiles

image001

El Sindicato Justicia y Progreso denuncia a 74 días vista que el Ministerio de Justicia no se pronuncia sobre la desmantelación de los Registros Civiles. "Desde la promulgación de la Ley 20/2011, de 21 de julio, del Registro Civil, la estructura de oficinas de Registro Civil que venimos conociendo queda “en el aire”. Se trata de una Ley tan ambiciosa (en todos los sentidos) que los gobiernos que han ido pasando por “Moncloa” no han sido capaces de ponerla en marcha. No deben de estar muy convencidos, pues inicialmente se estableció una moratoria de 3 años (hasta el 22 de julio del año 2014), y después se han fijado paulatinamente otras cuatro más. En la actualidad, el legislador aprovechando que “el Pisuerga pasa por Valladolid” con la Ley 5/2018 de modificación de la Ley 1/2000 de Enjuiciamiento Civil, en relación a la ocupación ilegal de viviendas, colocó una nueva pausa de esta controvertida Ley hasta el 30 de junio de 2020.

¡Y ese es escenario en el que trabajamos! A menos de 74 días para que entre en funcionamiento este nuevo sistema de Registros Civiles, curiosamente diseñado por el actual Ministro de Justicia siendo Secretario de Estado, no sabemos qué va a suceder. El modelo diseñado supondría la desaparición de las oficinas tal cual las conocemos, quedando su configuración a merced del capricho o voluntad política. El sistema actual está demostrando sobradamente estar preparado para dar una respuesta profesional a la sociedad. En estos días tan duros y con tanta carga de trabajo, los Registros Civiles pasan desapercibidos porque el “trabajo sale”, ello a pesar de haberse incrementado desgraciadamente su trabajo en un 500 %. Los grandes perjudicados por esta Ley, los Registros Civiles de los municipios más pequeños, no cesan en su empeño, inscribiendo los difuntos y expidiendo las correspondientes licencias de enterramiento las 24 horas al día, poniendo incluso los trabajadores a disposición de todo el municipio sus teléfonos personales para atender este servicio. 

Por todo ello hacemos un llamamiento al Sr. Ministro de Justicia para que en estos momentos en los que le está resultando tan beneficioso este servicio público y gratuitose replantee la reforma de esta Ley en el sentido que le venimos apuntando desde hace años, un Registro Civil que ampare el servicio de proximidad al ciudadano, único en todo el territorio, donde se garantice el mismo servicio a cualquier ciudadano de cualquier punto del país.

En Justicia y Progreso apostamos firmemente por un Registro Civil dotado de medios y contenido integrado en la Administración de Justicia, que recupere las diversas materias que han salido de su ámbito a raíz de las últimas reformas legislativas, esto es, el trámite de los expedientes de adquisición de la nacionalidad española por residencia y los expedientes de matrimonio civil.

Desde esta formación sindical apelamos al sentido de Estado, NOS OPONEMOS FRONTALMENTE A LA ORGANIZACIÓN DISEÑADA DE REGISTROS CIVILES DONDE LOS MUNICIPIOS MENOS POBLADOS QUEDAN EN EL OLVIDO".