SOCIEDAD

Santiago Calderón Calatayud: “De Valdepeñas tengo excelentes recuerdos unidos a mi familia y amigos”

Santiago Calderón Calatayud es valdepeñero y ejerce como militar en labores humanitarias y de paz, es Comandante de Artillería del Ejército de Tierra y actualmente trabaja en el Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad de la OTAN y reside en Varese (Italia). Está casado con Rebeca y tienen dos hijos varones. En advaldepeñas le hemos entrevistado porque es uno de los reconocimientos que llevará a cabo la Asociación de Vecinos de la Zona Centro en el acto inaugural de sus fiestas que comienzan esta noche.

Santiago ejercito 2 (Copiar)

¿Cuándo te marchaste a vivir fuera de Valdepeñas y por qué motivo?

Me marché de Valdepeñas como tantos otros estudiantes al finalizar C.O.U., en el año 1990, para continuar con mi formación. En mi caso, en lugar de ir a la Universidad, realice un periodo de preparación de la oposición de ingreso a las Academias Militares, que simultaneé con el primer curso de Ciencias Físicas en la U.N.E.D., carrera que posteriormente no terminé.

¿Qué recuerdos tienes de tu infancia y de tu juventud en Valdepeñas?

Tengo excelentes recuerdos desde mis primeros días de escuela infantil, donde conocí a amigos que todavía siguen siéndolo. Con ellos, y otros que vinieron después, transcurrieron tantos ratos de infancia y juventud que permanecen en la memoria. Aún hoy, buscamos ocasiones para seguir reuniéndonos y dar la oportunidad a nuestros hijos de que se conozcan, tratando que también ellos puedan apreciar el valor de la amistad.

Luego guardo otros muchos recuerdos de barrio, grupo scout, deportes, centro juvenil e incluso consejo de la juventud, ligados, cómo no, a personas fundamentales en mi vida - maestros, educadores y catequistas - que son los que, junto a mi familia, me ayudaron a poner los pilares de quien hoy soy. Por supuesto, los ligados a mi familia más próxima, mis padres y hermanos, son el núcleo principal de mi vida y se amplían con los vinculados a mi familia materna y a los de una amplia familia paterna, que aún hoy constituyen mis lazos más estrechos con Valdepeñas.  

Santiago ejercito 1 (Copiar)

¿Te decidiste a formar parte del Ejército por vocación o que te impulsó?

Sí, absolutamente por vocación, aunque no había tradición familiar. Desde muy pronto en el colegio ya me gustaban las Fuerzas Armadas y esa atracción inicial fue manteniéndose y consolidándose posteriormente. Me impulsó, no obstante, ver el ejemplo de amigos que eligieron este camino y que aún hoy son un referente para mí.

¿Cuál ha sido tu trayectoria dentro del Ejército?

Después de los cinco años de formación, obtuve el Despacho de Teniente de Artillería y ocupe destinos en:

El Grupo de Artillería II de la Brigada de La Legión Rey Alfonso XII en Viator (Almeria);

El Regimiento de Artillería Lanzacohetes de Campaña nº 62, en Astorga (León);

El Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad de la OTAN, en Bétera (Valencia);

El Regimiento de Artillería Antiaérea nº 81, en Marines (Valencia)

Y actualmente, dependiendo del Estado Mayor de la Defensa en el Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad de la OTAN, en Solbiate Olona (Italia)

Éstos se han alternado con determinados cursos y comisiones de servicio en operaciones en el exterior: en Kosovo, Bosnia Herzegovina y Afganistán.

Al margen de tu vida profesional, ¿cómo es tu vida en Italia?

Es una oportunidad magnífica para toda la familia, por cuanto supone una experiencia de adaptación y convivencia a otra sociedad, otra cultura – aunque en este caso muy similar a la española – y otros idiomas. Esto es especialmente valioso para mis hijos, que en sus edades de 14 y 10 años les ayuda a abrir su mentalidad y sus horizontes para el futuro. Además, Italia es un país que rebosa riqueza cultural y de una belleza excepcional. Particularmente, La Lombardía, donde vivimos, es maravillosa desde el punto de vista del medio natural y tratamos de aprovecharlo al máximo.

¿En qué otros lugares has vivido y con cuál te quedas?

En Zaragoza, Segovia, Almería, Astorga, Valencia, Roma y ahora cerca de Milán en Varese. Me quedo con lo bueno de cada uno. En todos ellos hay razones para volver.

¿Qué supone para ti el reconocimiento de la Asociación de Vecinos de la Zona Centro?

Éste es ante todo un reconocimiento inesperado y para mí inmerecido. No hay mérito personal en el hecho de que se reconozca mi condición de militar, pues desarrollar una profesión vocacional se hace con sumo gusto y en este caso es un gran honor servir a España en sus Fuerzas Armadas. Por otro lado, como vecino del Barrio Centro, es para mí un privilegio recibirlo, pero los auténticos vecinos son mis padres y a ellos quiero dedicar esta distinción.

¿Visitas con frecuencia Valdepeñas? ¿Qué es lo que más echas de menos de aquí?

Me gusta mucho volver a Valdepeñas. Lo hago siempre que puedo. Normalmente, coincidiendo con periodos de vacaciones. Sin embargo, estos dos últimos años, al estar destinado en Italia se ha reducido la frecuencia, pero no he dejado de venir, al menos, una vez al año.

Lo que más echo de menos es el ambiente estupendo de una tarde de tapas con mis amigos de siempre y también el estar presente en las Fiestas del Vino, pues cada vez es más complicado volver en septiembre.

¿Volverás a residir algún día en Valdepeñas?

Bueno, no lo descarto. El “pueblo” tira y mis raíces están aquí. No obstante, mientras no llegue el momento de pasar a la reserva será difícil.