SOCIEDAD

La Universidad de Castilla La Mancha estudia el suelo de la DO Valdepeñas que abarca 22.000 hectáreas

La Universidad de Castilla-La Mancha ya ha iniciado el estudio de suelos encargado por la Denominación de Origen Valdepeñas, que actuará sobre las 22.000 hectáreas que ocupa la demarcación geográfica de esta Denominación de Origen. Un estudio que servirá para "saber qué propiedades tienen estos suelos, qué nutrientes aportan y saber qué tipo de viñedo tendrá un mayor rendimiento", tal y como señaló el presidente de la D.O. Valdepeñas, Jesús Martín Rodríguez-Caro durante la visita que realizó a una de las zonas en las que actualmente se está realizando este estudio, entre las localidades de Pozo de la Serna y San Carlos del Valle.

Martín señaló que este estudio servirá para conocer las propiedades de cada terreno y el tipo de viñedo que puede ir mejor en cada tierra para obtener un mayor rendimiento.

También indicó que cuando un agricultor perteneciente a la DO Valdepeñas quiera saber las particularidades de su terreno y que puede hacer para mejorar su explotación y qué no debe hacer en el mismo, podrá dirigirse a la DO que le proporcionará esa información.

Por su parte, Raimundo Jiménez, catedrático de Edafología y Química Agrícola en la Universidad Autónoma de Madrid, señaló que es conveniente que haya instituciones que apoyen económicamente investigaciones que reviertan en beneficio de las localidades y sus vecinos. “Castilla-La Mancha es una de las comunidades más ricas en terrenos, pero hay que ser sensibles con estudios como este”, señaló. También destacó el valor de las investigaciones que se están llevando a cabo desde la Universidad de Castilla-La Mancha.

Asimismo indicó que el estudio de suelo servirá a la comunidad agrícola pero también para saber más sobre pastos, regadío, reforestación, si hay contaminación, etcétera.

Francisco Jesús García, catedrático de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Ciudad Real, de la Universidad de Castilla-La Mancha, agradeció a la DO Valdepeñas por confiar en su equipo para el estudio, cuyos trabajos acabarán a finales de julio y cuyos resultados podrán conocerse en marzo del próximo año. “Estamos llevando a cabo una labor muy  importante desde el punto de vista agrícola”.

Según explicó, están haciendo una descripción de los suelos, se llevan muestras al laboratorio para realizarles análisis físicos y químicos y se elaborará un mapa de la DO según las particularidades del terreno para saber elegir la variedad y el portainjerto más adecuado.

En total el equipo de la Universidad que trabaja en este estudio está formado por seis investigadores, que se ampliarán para los trabajos de laboratorio.

José Ángel Amorós, Doctor Ingeniero Agrónomo y profesor de Viticultura, también señaló la importancia del suelo desde el punto de vista de la agronomía es fundamental. Según dijo, el suelo vitícola es “el gran desconocido”, pero que puede dar un valor muy importante a los vinos. “Va a incrementar su calidad y cuestiones intangibles del vino como es la historia del terreno”.

También comentó que se estudiarán suelos en los que actualmente no hay viñedos, pero que podría haberlos en un futuro.

Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad