SOY JOVEN Y EMPRENDEDOR

Ángela Molina Recio: “La filosofía de Biznaga es ser una tienda bonita, porque algo muy pequeño puede hacer realidad los sueños más grandes”

Ángela Molina Recio es de Córdoba y por circunstancias de la vida lleva viviendo en Valdepeñas dos años. Sus primeros trabajos en esta ciudad han sido relacionados con el Comercio, porque como bien dice ella “trabajar en lo mío era prácticamente imposible”. Estudió  Marketing y ha pasado por diferentes sectores, aunque es en el farmacéutico en el que más experiencia tiene como Coordinadora en el departamento de Marketing. 

Ángela en su tienda Biznaga
Ángela en su tienda Biznaga

Hoy, es emprendedora y la dueña de Biznaga, una pequeña tienda que nace en Valdepeñas en Noviembre de 2015 para ofrecer obras de arte, representadas en diferentes complementos, que hagan especial y única a la persona que los lleva.

¿Por qué decides emprender y cuánto tiempo llevas?

El trato con el público me encanta, el comercio también y tras haber trabajado en Marbella en este sector y en varias tiendas de Valdepeñas, decidí ser mi propia jefa, porque tiene muchas ventajas, una de ellas es que puedes elegir lo que te gusta y en lo que crees, esto para mí es lo más importante. Yo lo tenía muy claro, quería cosas artesanas, hechas con mimo, con encanto, que la gente que se lo pusiera se sintiera especial como el artesano que lo hace...y decidí montar esta pequeña tienda, Biznaga.  Realmente como empresaria llevo tres meses, más un mes más que es lo que tardé en planteármelo y crearlo. Siempre he tenido en mente montar algo, vi el local y me enamoró, porque es muy pequeñito, el sitio en el que está me encanta; en la plaza, donde juegan los niños todas las tardes...una plaza muy viva. Un local muy pequeñito, muy acogedor,  tiene su encanto.

¿Has tenido facilidades para emprender a nivel de información por parte de la administración, de entidades bancarias...?

No, no he recibido ningún tipo de ayuda, pero también porque he querido que sea así. Todo ha sido a pulmón, mi tranquilidad, lo que yo quería cuando montaba este proyecto, por eso me decidí por una tienda más pequeñita,  es que cada vez que yo abriera la tienda supiera que no debo nada a nadie. Me ha costado mucho esfuerzo económico, porque la gente pensará que al ser un local pequeñito montarlo no cuesta, pero no es así, y mi obsesión era no deberle a nadie.

¿Por qué elegiste este sector?

La verdad es que yo aposté por este sector porque, sinceramente, me enamoró. Respeto a las grandes cadenas, pero llega un momento en que todos vamos iguales. Hace unos días estuve en Toledo,  Segovia, Ávila, y disfruté observando las cosas que hacen las tiendas pequeñitas de artesanos, artículos que solo puedes encontrar ahí o en las cuatro tiendas a las que les venden. Puede haber artículos parecidos, pero exactamente iguales, no. Y te llevas la sensación de que lo han hecho para ti, a un precio medio, donde el artesano te da ese toque final que es único, aunque sea en su sillón, eso para mí tiene mucho valor. En España tenemos grandes artistas y esto hay que fomentarlo.

¿Qué ha supuesto para ti ser empresaria, a nivel personal, familiar, amigos, vida social?

A nivel personal he pasado de trabajar para otros, con un horario establecido, horas extras, etcétera, a vivir por y para mi tienda, trabajar de lunes a sábado y los domingos pensar, acostarte por las noches y darle vueltas a la cabeza, ya no solo a lo que tienes que pagar sino a que llega el Día de San Valentín, como voy a decorar la tienda, crear nuevas iniciativas, como ser diferente.

Quiero meter también cerámica y cuero, pero no cualquiera, sino artículos que lleven unos principios básicos: que sea artesanal y preferentemente hecho en España, y si puedo ir yo de primera mano a verlo, mejor.

Todo lo que tengo en la tienda, he ido a verlo a sus talleres de origen, por ejemplo, estuve en Sevilla viendo bolsos, al igual que en el taller de María Cidfuentes en Valdepeñas. La plata es de Córdoba, los tocados de Sevilla. Necesito ver lo que voy a vender, elijo hasta la última pieza y me gusta conocer su proceso de elaboración. Tengo muy claro el producto que vendo y creo en él. Acepto todas las opiniones de mis clientes, si es caro, si es barato, si no le gusta, al igual que de los proveedores, pero no voy a modificar mis principios. Me preocupo de explicar al cliente de donde viene el producto, les facilito todo.

Todo este tiempo que dedicas a tu trabajo, unido a que trabajas fuera de tu ciudad natal, la formación y demás, te reduce el tiempo que puedes disfrutar de tu familia y amigos.

¿Cuáles son tus planes de futuro?

Estar en constante cambio, no de producto, pero sí de creatividad. Intento siempre que si llevo una temporada con un prototipo de diseño, por ejemplo, de bolso, cambiar a otro totalmente diferente, que el cliente no llegue nunca a acostumbrarse, que no se aburran, que vean una tienda fresca, que cada vez que vengan vean algo diferente.

Evidentemente, yo no soy una gran cadena que pueda cambiar el producto cada quince días, pero sí intento incluir cosas nuevas. Cada día que pasa me doy más cuenta que mi tienda es de autoconsumo, la gente viene a auto regalarse un capricho y cuando dicen “no me lo envuelvas, me lo llevo puesto”, me encanta, porque piensas lo feliz que va esa persona que hasta se lo lleva puesto.  Y esto me hace pensar que lo que estoy haciendo, lo estoy haciendo bien. Pequeños pasos, cortitos, no quiero abarcar más de lo que puedo.

¿Qué destacarías de tu tienda que la hace distinta a las demás?

Biznaga es una pequeña tienda que nace para ofrecer obras de arte representadas en diferentes complementos, que haga especial y única a la persona que los lleva. Creemos en el poder de la artesanía, comercio justo y proximidad del trabajo realizado con las manos que crea piezas únicas, apostando por los nuevos artistas/artesanos.

Ofrecemos una amplia diversidad de complementos, como joyería en plata, cerámica, cuero, y de todo tipo de materiales nobles, también sombrerería/tocados, bolsos/cluch, y otros accesorios como pañuelos, marroquinería, etcétera.  Existe la posibilidad que el cliente customice su propia obra de arte.

Biznaga se centra en impulsar el producto artesanal más urbano y femenino en el segmento medio-alto de la moda, convirtiéndose en un claro referente para quienes buscan un producto único y especial a un precio medio.

Biznaga está en la calle Real, 12 (frente a Plaza Nueva) en Valdepeñas. Su teléfono es 926 048 232.

Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad