SOY JOVEN Y EMPRENDEDOR

Carlos Marín, presidente de FECIR: “El empresario es un emprendedor pero es algo más porque, además de emprender, también arriesga su capital e ilusiones”

En advaldepeñas hemos hablado con el presidente de la Federación Empresarial de Ciudad Real (FECIR), Carlos Marín, para conocer su opinión acerca de los jóvenes empresarios y sobre el apoyo que éstos pueden recibir por parte de FECIR. Además, Marín nos ha contado, entre otras cosas, en qué situación se encuentra en estos momentos los pequeños empresarios y los autónomos de la provincia de Ciudad Real.

Carlos Marín, presidente de FECIR. Foto: Pablo Lorente
Carlos Marín, presidente de FECIR. Foto: Pablo Lorente

¿Con qué respaldo cuenta a nivel empresarial FECIR?

Contamos con un respaldo de más de 10.000 asociados gracias a las 16 sectoriales que nos apoyan. Yo creo que el respaldo más importante que tenemos es el haber recuperado la ilusión del empresario de Ciudad Real. Además, vienen de camino muchas más asociaciones sectoriales, porque hace poquito que se ha integrado una asociación hermana como es la de  hostelería. FECIR cuenta con 10.000 asociados, muchos más que muchas provincias de España y casi el doble que algunas de ellas.

¿Cuáles son los sectores con lo que trabaja con más asiduidad FECIR?

Nosotros la verdad es que trabajamos con todos. Ten en cuenta que FECIR es una asociación con una vocación transversal porque nosotros tenemos que llegar a todos los sectores y empresarios de la provincia de Ciudad Real. Somos los representantes legítimos de CEOE-CEPIME en Ciudad Real y legítimos de CECAM (Confederación Regional de Empresarios de Castilla-La Mancha) y digamos que queremos llegar a todos los sectores pero, aunque a nadie le amarga lo dulce porque, por supuesto, las grandes empresas tienen cabida dentro de FECIR, por las circunstancias de Ciudad Real y de nuestra provincia el 85% de nuestra gente son autónomos y pymes. Ese es el sector al que más representamos, pero somos una asociación global que quiere llegar a todos los sectores.

¿Cuál es el perfil del joven emprendedor?

Yo le tengo una animadversión grandísima a la palabra ‘emprendedor’ porque a mí me enseñaron que el empresario que empieza es un joven empresario o un nuevo empresario. La palabra ‘emprendedor’ no me gusta porque creo que se ha tergiversado mucho ya que un emprendedor es quien dirige una familia, quien inicia un nuevo trabajo, quien inicia una aventura o se va de viaje.

El empresario es un emprendedor pero es algo más porque, además de emprender, también arriesga su capital e ilusiones. Me gusta más la palabra joven empresario.

Respecto al perfil, a mí siempre me preguntado si uno se hacía o nacía empresario. Yo he visto de todas las clases. He visto empresarios que eran hijos de empresarios y que lo han mamado en su casa y gente que eran empleados en una empresa y que de repente les pica el mosquito de ser empresario o se les ha cambiado el gen, haciendo un símil genético.

He visto muchos perfiles y muchos jóvenes empresarios que vienen de familias empresarias y que han continuado y gente que lo ha empezado desde cero. El perfil del empresario triunfador para mí es el de alguien que se hace así mismo. Tan empresario es aquel joven que empieza desde cero una empresa como el que continúa con la empresa familiar.

Yo recuerdo que tenía un profesor cuando estudiaba empresariales que decía que las empresas catalanas no eran mejores que las catellanomanchegas, el problema es que ellos estaban en quinta o sexta generación, habiendo pasado tres o cuatro crisis y sabiendo cómo actuar ante ellas, y nosotros estamos en primera o segunda generación.

Además, el ‘sobrevividor’ a esta crisis para mí también es tan joven empresario y empresario como los demás, incluso un poquito más.

¿Qué genero es el más numeroso en cuanto a jóvenes empresarios se refiere?

El talento no se mide porque seas hombre o mujer. Yo conozco empresarias con muchísimo talento, preparación y vocación empresarial y a hombres también. Es cierto que lo que está de moda y lo que se ha puesto de moda en los últimos cuatro años, es el joven empresario que empezaba con ilusión, fuese hombre o mujer. Yo no quiero hacer distinciones por sexos.

El empresario puede ser joven, puede ser viejo, puede ser hombre, puede ser mujer, pero esa persona que tiene la ilusión de comenzar un negocio, de arriesgar su patrimonio, su vida y su ilusión, para mí merece el mismo respecto sea hombre o mujer, sea joven o sea menos joven.

¿Qué ventajas les ofrece FECIR a los jóvenes empresarios?

Pues todas porque lo que ellos van a empezar ahora mismo ya lo hemos pasado muchos. De esos 10.000 asociados de FECIR que te comentaba antes, un número muy importante de ellos han sobrevivido a la crisis. Lo hemos pasado muy mal y el haber pasado esa travesía por el desierto, como la hemos atravesado muchas empresas de FECIR, nos puede ayudar a echar una mano a esa gente que empieza. De esos ‘emprendedores’ el 75% suelen caer el primer año y el 50% suele caer en los siguientes cinco años.

Una vez que lleguen esas dificultades, que llegarán, porque cuando se empieza con una empresa todo es muy bonito, te dan la financiación y te encuentras con ayudas. Pero cuando llegan las dificultades y cuando se retira esa financiación, el poder acudir a una asociación que te enseña otras formas de financiación, que ya ha pasado por esas dificultades y que te explica cómo se pueden afrontar es algo muy importante para esta gente.

¿Cuáles son los proyectos empresariales en los que se embarcan los jóvenes?

Depende. En nuestra provincia, sobre todo, son proyectos relacionados con nuestros principales productos que son el sector agroalimentario y el sector servicios. No nos olvidemos nunca que cada vez que hablan de un joven empresario o dan el perfil de un joven empresario parece que la gente tiene que hacer i-phones, pero no hace falta. Simplemente con preparar nuestros productos para que vayan a los mercados europeos, con analizar qué tipo de producto queremos, el tamaño del mismo, la presentación y cómo lo necesita el mercado europeo o el internacional, ya es un emprendedor, y eso lo están haciendo muchísimos jóvenes empresarios de Ciudad Real  

Hay muchísima gente que desde el mundo agrario, alimenticio o desde el mundo de los servicios está innovando y se está preparando para hacer esto. Cuando se habla de innovación la gente piensa en productos tecnológicos, pero hay gente en el campo que está innovando en sus explotaciones y se están convirtiendo en empresarios de éxito.

¿Qué sectores son los que lo han pasado peor durante la crisis económica y cuáles serán, en su opinión, los sectores del futuro?

Los sectores que peor lo han pasado han sido la construcción y todos los sectores relacionados con ella, como la metalurgia y los transportes, y el pequeño comercio. El pequeño negocio lo ha pasado francamente mal.

¿Y cuáles van a ser los sectores del futuro? Yo creo que el sector servicios. Somos un país de servicios, no lo podemos negar, porque cuando el turismo funciona, funciona todo el país. Además, Castilla-La Mancha y Ciudad Real tienen un turismo rural, cultural y cinegético muy rico. También hay que tener en cuenta el sector agroalimentario porque si hemos salido en Ciudad Real y Castilla-La Mancha de esta crisis es porque nos hemos lanzado a exportar y hemos exportado lo que tenemos, que no es otra cosa que vino, queso, aceite, productos del campo y productos hortofrutícolas. Y luego también nuestros servicios, o sea, el transporte y todos los sectores relacionados con la logística. Para mí esos son los sectores, no que vayan a empujar, sino que ya lo están haciendo y que nos están sacando de este agujero que ha sido la crisis.

¿En qué situación se encuentran ahora mismo los pequeños empresarios y los autónomos en la provincia?

Tienen una situación aún complicada. El otro día veía un estudio que decía que la gran empresa ya está creciendo a dos dígitos, que la pyme está en el dígito y que el autónomo y la micropyme está en crecimiento de apenas el 1% y, a veces, en crecimiento negativo.

Es importante darnos cuenta que todavía hay mucha gente que no ha pasado esta crisis y que hay mucha gente a la que la financiación no le está llegando porque los bancos están siendo muy cuidadosos a la hora de revisar a quien le dan los préstamos.

Después de esta crisis que hemos pasado y, poniendo un símil castrense, después de esta guerra que hemos pasado quien no tenga un tirón en la ropa es complicado que salga adelante. Hay gente que lo ha pasado francamente mal y que todavía tiene dificultades para acceder al crédito porque no se ha abierto. Entonces, planes como el Plan Adelante de la Junta de Comunidades, que destinará 200 millones a la financiación de las pymes y de los autónomos, son importantes.

No terminaremos de salir de la crisis hasta que las pequeñas empresas y los autónomos no empiecen a sentir de verdad una verdadera recuperación.

¿Por qué las instituciones españolas no ayudan a los autónomos en cuanto a los pagos de las cuotas de autónomos como sí lo hacen en otros países?

No es que no ayuden. Nosotros no queremos ayuda. Nosotros lo que queremos es que el pago de la cuota del cupón del autónomo y de los impuestos que paga el autónomo se adecúe al resto de Europa. No puede ser que en España el autónomo tenga que pagar una tasa, que es el más injusto de los impuestos porque no hace distinción entre el volumen y el tamaño de las empresas ni nada.

La presión fiscal que hay sobre el autónomo y sobre la pequeña empresa en este país es bastante más importante que en el resto de Europa y mientras que no nos demos cuenta de que si hemos salido o estamos saliendo de ella ha sido porque somos un país de pequeñas empresas y autónomos, al final nos daremos cuenta de que saldremos de la próxima crisis gracias al autónomo.

Para finalizar, ¿qué consejo le darías a esos jóvenes que acaban de empezar o que quieren empezar su propio negocio?

Que se lo pienses muy bien y que analicen si ese negocio que quieren iniciar no es fruto de la desesperación por no tener un puesto de trabajo porque esto es muy complicado. Si después de pensar eso se dan cuenta de que es su ilusión y de que lo quieren hacer, que hagan todo muy medido.

Es importante dejarse ayudar, hacer las cosas de forma medida, hacer un plan de empresa, un plan de negocio y un estudio de mercado en condiciones, sin necesidad de que sean muy extensos, para poder montar un negocio.

Hay asociaciones como FECIR, pero sobre todo nosotros, que le podemos echar una mano a la hora de hacer un plan de empresa o un estudio de mercado. Hay que hacer un estudio serio sobre negocio qué quieres montar y dónde lo quieres montar para que no montes, por ejemplo,  un bar en una calle donde hay veinte bares, a no ser que vayas a montar algo distinto.

La ilusión de comenzar es muy importante pero hacerlo de forma medida y estudiada también lo es. Sobre todo cuando uno empiece un negocio debe buscar esos nichos de mercado, la innovación y la internacionalización. Además, les diría que sean imaginativos.

Una vez que tengan preparado su estudio de mercado y su plan de negocio, que nadie les quite esa ilusión porque la financiación en este país es complicada pero no imposible.