SOY MUJER

Jennifer Antequera: “Cuando sales al campo como árbitro y mujer hay gente que te anima y otros que nada más verte te insultan”

Jennifer Antequera es una joven valdepeñera que juega al fútbol en el FF. La Solana, pero además y desde hace dos años también tiene el título de árbitro de fútbol. Con ella hemos hablado sobre su experiencia, a pesar de su juventud, en un deporte de hombres.

¿Por qué te has hecho árbitro y no otra especialidad futbolística?

Porque el fútbol me gusta desde siempre, y ya que lo práctico también me gustaba verlo desde otro punto de vista que no fuera solo jugarlo, si no también verlo desde el punto de determinar las normas que tiene este deporte .

De siempre ser árbitro ha sido cosa de hombres, aunque hay mujeres que lo son –las menos- ¿Cuándo te sacaste el título, que te decían tus compañeros?

Mis compañeros me decían que no hiciera caso a los insultos que me iban a decir, porque sí  a un hombre le insultan, imaginate a las mujeres todo lo que nos llegan a decir.

jeniffer antequera 2 (Copiar)

Has arbitrado ya partidos ¿Notas si el público te trata de forma diferente o te dicen las mismas cosas que si fueras hombre?

Hay de todo la verdad, gente qué te anima y otras que nada más ver que es una mujer la que va a arbitrar a sus hijo o hija, ya están insultando y está claro que te tratan diferente.

¿Qué es lo peor que te han dicho en un partido y lo mejor que te llevas de ser árbitro?

Lo peor, por así decirlo, fue en un partido donde el padre de un chaval que jugaba en un equipo que perdió me dijo que “donde mejor estaba era fregando, porque el fútbol solo es para hombres y no para mujeres”. Lo mejor de ser árbitro y mujer, que hay gente que te da motivos para seguir en este deporte.

¿A qué te enfrentas cada vez que sales al campo?

Pues cuando una se acostumbra ya no tiene por qué tener miedo a salir al campo, pero siempre tienes ese miedo en el cuerpo a qué te peguen o te hagan algo.

¿Cómo te gustaría que cambiase la visión de esta profesión respecto a la mujer?

Para empezar que la gente cambie de opinión respecto a este deporte y a las mujeres, porque todos tenemos la misma igualdad para hacer lo que nos gusta. No por ser mujer deben insultarnos ni amenazarnos porque, al igual que los hombres, no nos gusta.  Todos merecemos el mismo respeto.