SOY MUJER

Justo Pliego: “Una tercera parte de los emprendedores del mundo son mujeres, sobre todo en países con niveles de renta baja”

En nuestro especial “Soy Mujer” también hemos querido conocer, a través de un experto en cooperativismo como es Justo Pliego, abogado y miembro de UCTACAM, que aporta la mujer a las Cooperativas de trabajo y el camino hacia la igualdad en este sentido.

Justo Pliego (a la derecha) con la directora del Instituto de la Mujer de C-LM, Araceli Martínez, y la Secretaria de UCTACAM, Concepción Carpio Martínez, (en el centro de la foto) y presidenta de la Cooperativa C.A.I. EL TOBOGÁN de Alcázar
Justo Pliego (a la derecha) con la directora del Instituto de la Mujer de C-LM, Araceli Martínez, y la Secretaria de UCTACAM, Concepción Carpio Martínez, (en el centro de la foto) y presidenta de la Cooperativa C.A.I. EL TOBOGÁN de Alcázar

¿Qué aportan las mujeres a las Cooperativas?

La realidad social cambiante con la que convivimos en estos años exige de todos los colectivos un cambio de orientación. Esta nueva visión supone en el acceso de la mujer al mundo laboral que cada vez son más las mujeres que renuncian, o incluso se ven obligadas a renunciar, a familia e hijos para poder desarrollarse profesionalmente sin ningún obstáculo; pero en paralelo a estos cambios se ha producido una transformación radical de las formas familiares, consolidándose el proceso de nuclearización de las familias (aquéllas que están compuestas por lo/s progenitore/s y los hijos) y la práctica desaparición de las familias extensas (aquéllas en que conviven bajo el mismo techo varias generaciones de una misma familia). En Castilla-La Mancha además tenemos una variable adicional destacada, el peso del mundo rural en nuestra sociedad y en la economía.

Frente a estos retos, el Cooperativismo de trabajo asociado se ofrece de inicio como una fórmula de autoempleo colectivo. Alrededor de un 17% de la población mundial es miembro de algún tipo de cooperativa y según la Comisión Europea, aproximadamente uno de cada cinco nuevos puestos de trabajo que se crean pertenecen a este sector.

Por su misma naturaleza, desde la Unión de Cooperativas de Trabajo Asociado Autónomas Manchegas (UCTACAM) defendemos que el modelo empresarial cooperativo es la plataforma ideal para derribar las barreras de desigualdad. Eso supone que las cooperativas de trabajo están en una posición privilegiada para brindar a las mujeres acceso a una democracia participativa, a instancias decisorias, entrada a los mercados y a la tecnología y sobre todo, para brindarles protección frente a las injusticias del modelo de desarrollo imperante.

En UCTACAM sois partidarios del 50-50 ¿Cuál crees que es la causa de que aún no se de este baremo y haya que esperar como objetivo hasta 2030?

La proximidad del modelo cooperativo frente a otras formas empresariales en la consecución de ese objetivo tiene su engarce con los “principios cooperativos” que integran su naturaleza y actividad, entre los que podemos señalar el empleo estable e indefinido, una gobernanza democrática, equidad de género, intercooperación, cohesión social, respeto y cuidado del ambiente en el que actúan, compromiso con las comunidades con las que trabajan, muy señalado en nuestros pueblos y ciudades, generando un círculo virtuoso para la generación de oportunidades de empleo que eviten nuestro despoblamiento y el abandono del medio rural, básico en Castilla-La Mancha.

Esta línea de actuación supone que en la actualidad UCTACAM tiene la práctica paridad en su Consejo Rector, con origen en la fortaleza de la mujer dentro del movimiento cooperativo en Castilla-La Mancha y su compromiso con el desarrollo de este modelo.

Desde esta Unión de Cooperativas mantenemos que, si realmente se quiere apostar por nuestra tierra, con futuros cambios en temas muy importantes como los fondos europeos y su previsible reducción en lo que supone de transferencia de recursos desde fuera de nuestra comunidad, debemos aglutinar a todos las emprendedores para que puedan iniciar nuevos y ambiciosos proyectos empresariales que reflejen su compromiso por la región.

¿Son las Cooperativas una forma de empoderamiento de la mujer con visos de mucho futuro?

Hay cifras que señalan la verdadera realidad de la mujer en el cooperativismo mundial, como es el hecho de que una tercera parte de los emprendedores del mundo son mujeres y cada vez hay más, sobre todo en países con niveles de renta baja; muchas bajo el modelo cooperativo. Más de la mitad de cooperativistas en el mundo son mujeres. En España,  las mujeres ocupan casi el 50% de los empleos de las cooperativas de trabajo y un 40% de los puestos de responsabilidad, muy por encima del resto de empresas, por lo que estamos ante una realidad de igualdad plenamente operativa y consolidada.

Muchos son los empresarios que no contratan mujeres ¿Qué piensas sobre este tema?

Es una percepción que tiene su reflejo en las estadísticas, así en Castilla-La Mancha la tasa de paro desde la última EPA es del 22,10 %, y es superior en mujeres que en hombres, del 26,80 % en el caso de las primeras, frente al 18,60 % de los varones. Y de manera destacada es el desempleo femenino en el colectivo de parados de menos de 25 años con un diferencial negativo de más de 15 puntos porcentuales respecto de los datos estatales, mientras que entre los hombres la diferencia se reduce sólo a 3 puntos.

Es evidente la necesidad que desde las distintas administraciones públicas se promuevan medidas de fomento o de apoyo a la contratación femenina, pero ante tal brecha no podemos sino plantear que ha llegado el momento de demostrar que nuestro movimiento cooperativo puede ser una palanca para la emancipación económica, social y política de todas las mujeres a través de sus proyectos empresariales.

Destacable también es otra de las lacras del desempleo en Castilla-La Mancha, por lo que las empresas cooperativas también priorizan el emprendimiento juvenil. Un grave problema en este momento es la falta de empleo para mujeres y hombres jóvenes. No podemos permitirnos perder una generación que empiece a trabajar a partir de los 35 años. Consideramos fundamental potenciar medidas que faciliten el acceso al empleo para los menores de 30 años, en especial para las mujeres menores de 30 años. 

¿Crees que es posible conseguir esa igualdad plena entre hombres y mujeres en el terreno laboral?

Ese debe ser el objetivo final y no una mera declaración de intenciones, las mujeres cooperativistas sienten que pueden alcanzar una verdadera conciliación en lo personal, laboral y familiar. Manifiestan que las cooperativas de trabajo son las empresas que mejor posibilitan su empoderamiento, más que en ninguna otra fórmula empresarial, incluso respecto de otras formas de la economía social.

Estamos ante un punto de inflexión histórico en el que urge redefinir los estereotipos de poder y liderazgo para las mujeres, con la finalidad de llevarlas a convertirse en socias igualitarias en la toma de decisiones y maximizar su aporte al desarrollo socioeconómico.

¿Qué consejo darías a aquellas mujeres que piensan en emprender pero no se atreven? ¿Y respecto a formar Cooperativas?

Que no dejen sus proyectos en los “cajones”, que nuestra región necesita más que nunca el compromiso y el impulso de todas las mujeres y hombres de Castilla-La Mancha, que esta sociedad cambiante origina numerosos retos pero al tiempo nuevas oportunidades y demandas de la sociedad, precisando de empresas que puedan ofrecerles esas respuestas.

Es evidente que el modelo cooperativo desde su nacimiento ha apostado por la plena igualdad y el desarrollo profesional de la mujer. Desde UCTACAM ofrecemos nuestro compromiso para ayudar a todas las mujeres castellano manchegas en sus proyectos cooperativos. Acabamos de iniciar un nuevo proyecto europeo, denominado CRECES, con carácter plurirregional dentro de la Confederación Española de Cooperativas de Trabajo (COCETA), para dar un impulso que refuerce y consolide a las empresas cooperativas en nuestras cinco provincias.