SOY MUJER

Vicenta Delgado: “Los hombres tienen que cambiar el chip y no vernos como mujeres sino como un igual, claro que nosotras tenemos que hacer lo mismo”

Vicenta Delgado Rabadán es empresaria, madre y responsable de la empresa valdepeñera RTH Agrícola. Considera que ser empresaria significa más responsabilidad, aunque también sentirse con más libertad y más realizada. Para ella, tanto hombres como mujeres debemos vernos como iguales.

¿Qué supone para ti ser empresaria?

Aunque me da la sensación que me ha dado más libertad y más valoración, ser empresaria significa mucha más responsabilidad y más quebraderos de cabeza. Ser empresaria es tener más responsabilidad y sentirte más realizada, pero en mi caso yo ya me sentía igual de realizada antes de serlo. Nosotras no tenemos que demostrarnos nada, pero para los demás, si no hacemos nada más que estar en casa cuidando de nuestros hijos, parece que no somos útiles ni competentes. Para que la sociedad te reconozca que soy una mujer que valgo, cosa que yo ya sabía, tengo que trabajar fuera de casa, lo que significa que tengo que trabajar el doble.

¿Qué piensas sobre la igualdad entre hombres y mujeres, y si queda aún camino por recorrer?

Yo pienso que todos somos iguales. A las mujeres nos ha costado mucho llegar donde estamos. La fuerza de la mujer está en su cabeza, en su inteligencia, y esto está científicamente demostrado, y no lo hemos dicho las mujeres, lo han dicho los científicos. Todavía hay hombres que siguen pensando que la mujer tiene que estar en casa, pero no porque sea una decisión de ella, sino por obligación. Yo he estado en casa criando a mis hijas, una elección mía, y, ahora, soy empresaria, porque así también lo he decidido yo, y de ambas decisiones me siento igual de orgullosa. Mientras haya mentes retrógradas que no entiendan esto, habrá mucho camino por recorrer.

Foto Vicen Rth Agrícola (Copiar)

¿Qué crees que hace falta para concienciar en este sentido y que hombres y mujeres, miren en la misma dirección?

Pues no lo sé, porque en mi sector durante todos los días me he estado yendo a casa decepcionada. Después de siete años, me empiezan a mirar diferente y a entender que sé de lo que hablo y que realizo bien mi trabajo. En muchas ocasiones, se han dirigido a mi diciéndome “Tú no, el chico”, y muchos han sido los que han pensando, y siguen haciéndolo, que mi compañero es el jefe y yo la que trabaja para él, cuando es al contrario.

Los hombres tienen que cambiar el chip y no vernos como mujeres sino como un igual, claro que, nosotras también debemos de hacer lo mismo. Una vez que los dos veamos al otro capaz de hacer todo lo que se proponga, en ese momento podremos llegar a algo.

¿Te gusta que se celebre el 8 de marzo?

Sí, porque se nos reconoce nuestra labor, pero me da pena que tengamos ese día, porque es algo que ya debería de estar reconocido. Es lamentable tener un día para nosotras, es antagónico. ¿Queremos igualdad y tenemos un día para nosotras, cuando ya tenemos el día del trabajador, que es para todos? Creo que algo estamos haciendo mal.

Un deseo en este sentido

Hoy por hoy pediría poder conseguir que nos viesen igual a ellos y que nos vean capaces de llevar la dirección de una empresa, al igual que lo hacemos con nuestro hogar. Y de la misma manera que esto fuera normal, que también lo fuera que un director de banco, después de llegar de su jornada laboral, llegara a casa y pusiera el lavavajillas.

Con esto quiero decir que deseo una igualdad real que no se quede en un tópico.

Foto Rth Agrícola (Copiar)