Nada de Lobos Solitarios

Coincido con Fernando Arroyo Durán y con mi amigo Felipe del Campo, sus interesantes aportaciones en Facebook a la interpretación sobre las olas de atentados que está sufriendo Europa, mientras la ingenuidad de nuestros políticos nos muestra que miran para otro lado.

 

foto dario pozo yihadismo (Copiar)
Fotos enviadas por Dario Pozo

Coincido con Fernando Arroyo Durán y con mi amigo Felipe del Campo, sus interesantes aportaciones en Facebook a la interpretación sobre las olas de atentados que está sufriendo Europa, mientras la ingenuidad de nuestros políticos nos muestra que miran para otro lado.

Trágica tradición para nuestro sufrido país, que ya el 12 de abril de 1985 soportó la muerte de 18 personas en el Restaurante “El Descanso”  de Madrid y los atentados del 11 de marzo de 2004 con 193 personas fallecidas y 1858 heridas que tanto la Audiencia Nacional como el Supremo ratificó la autoría “tipo yahidista”.

Es un escándalo la interpretación de ciertos medios que inventan términos como el “de lobos solitarios” ocultando la verdadera intencionalidad con ridículas justificaciones de “que hay que evitar esa islamofobia y así se eviten responsabilidades políticas aunque se asesinen sacerdotes o niños “por ser cristianos”.

No queremos asumir la realidad de un islamismo presencial y beligerante, cada vez más presente – tanto en Europa como en España – aunque veamos cómo hacen ostentación de sus ropas e incluso se atreven a reivindicar nuestros monumentos (Catedral de Córdoba) con el beneplácito esnobista de cierta izquierda y de sus fantasmas con turbante, como Juan Goytisolo que vive en Marruecos como un marajá de las “Mil y una noches”.

Cada vez de forma más escandalosa e intolerable se viene produciendo la ocultación política y mediática del cariz yihadista de la ola de atentados terroristas cometidos en Europa por «lobos solitarios», con la excusa peregrina de no generar alarma social ni islamofobia (en realidad, para que los gobernantes no evidencien sus responsabilidades políticas); y, por supuesto, la postura ingenua  de no asumir que el islamismo nos ha declarado la guerra, querámoslo o no.

Serafín Fanjul con la autoridad que le da el ser miembro de la Academia de la Historia y ex militante del Partido Comunista, nos afirma “que ningún historiador arabista” mantiene la hipótesis que Al-Andalus fuera un crisol de culturas, cuando en realidad fue una época terrorífica, frente a los “intelectuales” de moda – complacientes con el nacionalismo periférico y con el Islam en nombre de una “tolerancia” que estas gentes nunca han practicado-.

Y que estas precisiones, les ruego no las interpreten de forma simplista. Vean la fotografía del artículo y piensen en la evidente imagen de un “típico ciudadano suizo” ¿No habrá que exigir más control a la hora de admitir refugiados que muchas veces ocultan infiltrados que ya sabemos lo que hacen?

A nuestros políticos, que no nos sigan tratando a los ciudadanos como imbéciles o menores de edad, y que se dediquen .“ya va siendo hora “, a hacer menos negocios y gobernar,  que nos están convirtiendo en el ridículo de un desgobierno que dura ya demasiado.

Todo sea para no alarmar a un” pueblo que está empezando a pasar de todo"