Cuando decimos: “se ha metido en un callejón sin salida”, queremos expresar que esa persona, o colectivo, tiene un grave problema, y que solo tiene una salida; la de volver por donde ha entrado y por donde nunca debió entrar. Y no tiene otra. Esa es la situación en la que se encuentra Albert Rivera. Volver a su punto de salida, que según ellos, no es otro que la de retomar la senda de “un partido de centro liberal progresista” que llegó con la intención de regenerar la vida política.

¿Que quiere ser un partido de derechas, o de extrema derecha? Tiene todo su derecho. Es legítimo en democracia elegir el camino que cada uno prefiere. Nada que objetar. ¿Que quiere ser un partido de centro liberal y reformista? Igual de legítimo. Nada que objetar. Lo que sí le podemos exigir, lo que sí podemos reclamar con toda legitimidad desde la ciudadanía es que se aclaren. Lo que no se puede permitir a un partido democrático es que el lunes sea una cosa, el martes la contraria, y el miércoles a insultar a diestro y siniestro como medida de autodefensa.

No se puede viajar en el mismo coche que VOX, pero que VOX vaya en el maletero para que no se le vea. No se puede decir que nunca pactarán con VOX, y sentarse cinco horas para tomarse un café. No se puede decir que jamás firmarán ningún documento de gobierno con VOX, y estar gobernando con ellos en Andalucía, y en Madrid, aceptando las imposiciones que Vox les marca. No se puede decir que no quieren fotos junto a Vox y retratarse en la Plaza de Colón con el PP y con Vox. No se puede decir que vienen a regenerar la política y apoyar gobiernos del PP.

En Ciudadanos tienen un problema de identidad muy grave, y solo ellos, pueden resolverlo. Solo ellos pueden encontrar la puerta de salida. Cordón sanitario a Vox, o cordón sanitario al PSOE. Romper o pactar, con la extrema derecha, o romper o pactar con un partido progresista. Echando espuma por la boca todos los días, insultando a diestro y siniestro, y diciendo todas la barbaridades que se les vayan ocurriendo, no van a salir de su atolladero. Ciudadanos y España necesitan que mañana, sin más tardanza, salgan a la palestra y digan: “Apoyamos Vox y al PP”, o, “Apoyamos al PSOE”. Así de sencillo; aunque ahora les resulte difícil.