Desde esta humilde tribuna venimos denunciando que España desde hace mucho tiempo, está sumida en una tremenda crisis política. No disponemos de una estructura política, ni técnica ni moral, capaz de hacer frente a los grandes retos. Algunos, bastantes, líderes políticos, desde los años noventa, llegan a la política para defender intereses personales y partidistas, pero han olvidado la lealtad a su país, la lealtad a unas ideologías, lealtad a los ciudadanos que sufren graves problemas. No son políticos dotados de actitud y honestidad para desempeñar su función. Y ahí estamos. Buscando culpables y no aportando salidas al bloqueo.

El PSOE, Pedro Sánchez, como lista más votada y como única alternativa de formar Gobierno, -esto hay que decirlo todos los días- ha puesto encima de la mesa salidas a la izquierda y a la derecha. Ha hecho lo que le corresponde a un candidato propuesto por el Rey -otros no lo hicieron-. Hay que insistir mucho en que no existe otra alternativa. O Gobierno Sánchez o bloqueo. Y está muy claro que algunos han optado porque no haya gobierno. Les importa un pimiento España y los españoles. Constitucionalistas de pacotilla que solo ven en la política “cargarse al adversario”.

Quizá la consecuencia más importante que podamos sacar después de lo ocurrido, sea, que Pedro Sánchez tenía razón al no querer un Gobierno de coalición. En Podemos hay gente capaz de compartir gobierno, pero la dirección lo impide. La voz del Sr. Iglesias, su discurso de lo social, de las necesidades de los ciudadanos, de sus conocimientos sobre política, es perfecto. Pero en lo tocante a gestión: “Cero”. La gestión de su partido, la sabemos todos. No existe otra cosa que Él, Él, y San Él.

¿Y los otros, Casado y Rivera? Todo sigue igual. Les da lo mismo que salga o no la investidura. Salga o no salga, el discurso es el mismo: “Sánchez pacta con los comunistas y con los que quieren romper España” Discurso que algunos estuvimos oyendo durante muchos años. Igual que Vox, claro. No podía ser de otra manera. Este es el triste panorama político que tenemos. España les importa un pimiento. Lo único que importa es su ego y que no triunfe, ni Sánchez, ni sus políticas. ¿Dónde está el Rivera que concertó 200 puntos programáticos en 2016 para formar un gobierno social y liberal? ¿Dónde está el Rivera que llegaba a la política para regenerarla? ¿Dónde está el Casado que defiende los intereses de su patria, España?