No estoy convencido de que “Revancha” sea la palabra más adecuada para lo que quiero expresar. Pero, de una forma o de otra, el hecho de que la revancha sea la única respuesta, la única alternativa, a la acción de gobierno de la anterior alcaldesa de Madrid, resulta por lo menos “pobre” en sentido político, y “lejos de toda ética” en el sentido humano. Y si además, esa revancha está basada en hechos y argumentos falsos…, ya ni te cuento. Revela como poco, un bajísimo nivel moral, una ínfima categoría política, y la carencia total de propuestas alternativas.

La contaminación medioambiental es uno de los más graves problemas que están acometiendo las principales ciudades del mundo. Grave por la acumulación de tráfico y más grave aún por los daños que causa a la salud de los ciudadanos. Que la alcaldesa anterior tuviese la visión y la valentía política de acometerlo, ya debería suponer motivo suficiente para reconocérselo y agradecérselo. Pero todo parece indicar que el Sr. Martínez-Almeida, no presenta esa talla mínima exigible.

No. Sin pensar en la gravedad del tema, sin pensar en la normativa europea, no se le ocurre otra idea mejor que cargarse todo lo hecho al respecto. Y además de la manera más burda, populista e impresentable, que es la supresión de las multas. Un político con la categoría que deberíamos exigir a un alcalde de Madrid, habría anunciado que se estudiarán las medidas que puedan mejorar el plan, aportar nuevas ideas según se vayan conociendo los resultados. Pero no. No llega a eso.

¿Quieren Vds. que les diga lo que va a pasar? Que va a hacer el ridículo. Que va a recular. Que no se va a cargar la reducción del tráfico y la contaminación iniciada por su antecesora, porque está fuera de toda lógica, y porque Europa no se lo va a permitir. Por cierto, debería saber el Sr. Martínez-Almeida que existe una normativa europea al respecto, y que si no se cumple, España puede recibir importantes sanciones. Si llegara ese caso, -que no deseo-, ¿con qué dinero se iban a pagar las multas impuestas? ¿con dinero del bolsillo de quien ha cometido el dislate? ¿Este es el “gobierno del cambio” que necesitaba Madrid para echar a Carmena?