Aunque considero que el aceite de palma es perjudicial para la salud, no creo que interese mucho a la gente mi opinión como consumidor. Es por ello, por lo que voy a intentar aclarar mi postura al respecto, como técnico, empresario y ganadero sobre el uso y abuso del aceite de palma.

No siendo experto en aceites sí que tengo suficientes conocimientos como para tener una opinión suficientemente formada de algunas de las causas por las que se usa este tipo de aceite en alimentación humana, es barato, se moldea fácilmente ya que algunos de sus tipos tienen un punto de fusión de hasta 48 ºC, lo cual los hace solidos a temperatura ambiente.  Tiene un precio y una disponibilidad que deja sin competencia a cualquier otro tipo de aceites de uso industrial, pues mientras la Tm de aceite de oliva ronda los 3800 € y la de girasol los 900€ la de aceite de palma no llega a los 650€, gran diferencia sobre todo si estamos hablando de consumos de miles de toneladas anuales de una gran multinacional. Aunque no nos engañemos, en la mayor parte de las pastelerías de barrio también podemos ver las garrafas de aceite de palma si tenemos acceso a sus obradores.

Pero estos usos, no por menos comunes, dejan de ser desconocidos para la gente de la calle. Sin embargo, lo que les voy a decir ahora sí que es desconocido para el gran público e incluso para los profesionales del sector. Y es el uso y las consecuencias de ello en el sector ganadero mundial. Un uso y abuso, tanto mayor cuanto mayor es su tecnificación, esa tecnificación que es el marchamo del sector ganadero de la UE, de EE.UU y del mundialismo en general. Y es que no solo se usa en alimentación humana, sino que la práctica totalidad de los piensos para ganadería o para mascotas llevan una proporción más o menos elevada de esta grasa. Desde las leches maternizadas de los terneros o corderos que nos comemos como lechales, hasta las vacas lecheras de las macro-granjas, pasando por los piensos de perros o gatos. Y todo ello por la gran cantidad de energía que aportan y que las hacen tan deseables para los fabricantes de piensos, que introducen en la mayor parte de ocasiones la mayor cantidad técnicamente posible.

¿Y cuáles son sus consecuencias para nuestra salud?, pues las mismas que las de consumirlas directamente, pero con el agravante de que no consumimos aceite de palma sino productos ganaderos obtenidos por el consumo de aceite de palma. Estos aceites son conocidos en el mundo ganadero como grasas by-pass o jabones cálcicos. Durante mi investigación al respecto he de decir que no he encontrado excesiva bibliografía al respecto, supongo que porque para que se haga una investigación debe haber alguien interesado en ello que pague el estudio y aquí ni la industria del aceite de palma ni la industria de los piensos lo están. Pero sí que he encontrado algunos bastante interesantes, entre ellos este

http://digital.csic.es/bitstream/10261/24561/1/Reg.%2024%20bis.pdf

Un estudio que todo sea dicho va dirigido a demostrar las bondades del aceite de oliva frente a otros aceites vegetales, pero que resulta muy clarificador. Y como puede comprobarse dependiendo de la grasa con la cual alimentemos a nuestro ganado así serán sus ácidos grasos. Mucho me temo que si se hiciesen análisis de los ácidos grasos que componen las carnes dependiendo de los piensos que comen los distintos tipos de ganado encontraríamos relaciones similares. Y todo ello nos llevaría a la conclusión a la que nuestros antepasados llegaron hace muchos años cuando sacaron el dicho de que somos lo que comemos. Y que si alimentamos nuestros ganados con mierda……..producirán mierda y eso será lo que comamos.

Pero dicho sea esto quiero decir que si un cordero criado en la dehesa tuviese un precio superior al criado con leche artificial dada su mayor salubridad ningún ganadero los criaría y que no somos los ganaderos los culpables de usar piensos con este aceite sino los fabricantes de esos piensos y los importadores de carne u otros productos agrarios los cuales producidos bajo unas condiciones de costes muy inferiores a los nuestros ( bajos salarios, falta de s.social, uso libre e indiscriminado de agroquímicos, etc….) no nos obligarían a bajar costes de producción donde no se DEBEN bajar. Por ello les recuerdo que aunque en ocasiones no tengamos más remedio que colaborar con la globalización, la globalización mata.

http://www.plancuidatemas.aesan.msssi.gob.es/conocelagrasa/tipos-de-grasas.htm

http://www.coosur.com/ventajas-del-aceite-de-oliva-frente-al-aceite-de-palma/

https://www.researchgate.net/publication/280100309_El_uso_de_Grasas_en_la_Nutricion_de_Rumiantes_Enfasis_en_el_caso_de_las_Sales_Calcicas_de_Acidos_Grasos_de_Palma

Pablo Manuel Alcaide Quintana

(Delegado de Democracia Nacional en Ciudad real

y responsable de temas agrarios del partido)