nimos
Opinión
agora_debate_politico
OPINIÓN

Notas desde la barrera Cap.XXX: Antónimos, sinónimos y viceversa

En la antigua Grecia, el político (politikos) era aquel que se ocupaba de los asuntos públicos y del bienestar de la ciudad (polis). En resumen, del bien común. Su contrario era aquel que sólo se ocupaba de sus asuntos privados y no le interesaba el bien general, sino su propio interés particular por encima de todo y de todos. Los griegos tenían una palabra para referirse a este tipo de personas: idiota (idiotes). Así pues, podemos concluir que en la antigua Grecia un político jamás podría ser un idiota.