CIENCIA

Sheshonq, el rey que buscaba Indiana Jones. (1ª parte)

Fotos enviadas por Jorge Onsulve
Fotos enviadas por Jorge Onsulve

Hoy realizaremos un viaje en la historia, hacia el siglo X a. C., a la ciudad de Tanis (antigua Pi-Rameses)  del Antiguo Egipto. Y recordando la película de Indiana Jones en busca del Arca Perdida donde a nuestro intrépido personaje se le encomienda la misión de recuperar un objeto sagrado “cuyos poderes podría destruir montañas” y que si caía en manos de los nazis…bueno el resto de la historia seguro que lo conocéis.

¿Qué buscaba Indiana? Como bien queda reflejado en el título, era la codiciada Arca de la Alianza donde se supone que contenía las tablas de los 10 mandamientos escrita a puño y letra por el mismísimo Yaveh. ¿Pero cómo llegó supuestamente este objeto al Delta del Nilo si su ubicación inicial estaba en el Templo de Jerusalen?

Para poder explicar esta historia nos tenemos que remontar al Tercer Periodo Intermedio. Época turbulenta que marcaría los designios del país del Nilo.

Nuestro personaje principal fue el monarca Sheshonq I. De procedencia Libia, pertenecía a la tribu bereber de los Masauash. Fue el fundador de la XXII dinastía. Pese a que existen discrepancias, la mayoría de los estudiosos en cronología de reinados egipcios afirman que subió al trono sobre  el año 943 a.C.

En su primer periodo de reinado, y para reafirmarse como legítimo sucesor de la corona, nombró a algunos de sus hijos sumosacerdotes de los templos de Amón en Karnak. Fue una época floreciente en lo que respecta a la construcción de  nuevos monumentos y templos. Ordenó la conservación y reconstrucción de las antiguas edificaciones y también restauró las famosas momias reales para luego depositarlas en el escondrijo real de Deir el Bahari (DB320) Entre los vendajes de estas momias se ha podido descubrir que fueron sometidas a dicha restauración bajo el reinado de Sheshonq I bajo la supervisión de su hijo Iuput.

Karnak_Tempel_19 (1)

Sin duda los asuntos de estado internos de este monarca fueron efectivos otorgando poder a un séquito de gobernante emparentados con él, es decir, el país era controlado por la familia de libios.

La capital del gobierno estatal se ubicó en la Antigua Pi-Rameses (Tanis ) situada en el Delta. Para un mayor control del Egipto Medio nombra a su otro hijo Nimlot como rey de Herakleópolis. La capital del Alto Egipto seguiría siendo Tebas que era controlada por IUput.

Iuput

Una vez asentadas las bases del poder en el país a través de la consolidación de la familia libia gobernando las tres regiones nilóticas, y evitando enemistades con el clero de Amón, pasó a la política exterior que hablaremos en el siguiente capítulo y será cuando descubriremos la relación de este monarca con el Sesac de la Biblia.