CONSEJOS ÚTILES

Consejos para un planeta más limpio y sostenible

Queremos mejorar nuestro entorno para que todos y todas podamos vivir en un mundo más limpio y sostenible. Por eso te vamos a dar una serie de útiles y fáciles consejos para aplicar en tu vida diaria. Súmate.

 

Cosas que no deberías tirar al WC 

Las toallitas húmedas y otros textiles suponen cerca de un 18% del coste adicional para las depuradoras de una ciudad de tamaño medio. Así lo estima un grupo de trabajo del Congreso Nacional del Medio Ambiente (Conama2012), que ha identificado los productos que los ciudadanos tiran al WC con mayor impacto.

1. Toallitas húmedas, bastoncillos y otros textiles

Productos presentados por sus fabricantes como “respetuosos con el medio ambiente” por ser fabricados con materias primas orgánicas. Al desecharlas llegan a los sistemas de saneamiento tal cual se tiran produciendo atascos y generando daños en los sistemas hidráulicos.

2. Lejía, amoniaco y ácido clorhídrico

Sustancias capaces de oxidar la materia orgánica o de matar a una persona con solo 40 ml en un litro de agua de ácido clorhídrico.

3. Fármacos, cosméticos y drogas

La Unión Europea (UE) está introduciendo limitaciones en estas sustancias, ya que, en bajos niveles son capaces de provocar a los organismos acuáticos problemas de crecimiento, desarrollo, disfunciones sexuales y taras genéticas.

4. Pinturas y disolventes

Formado por componentes que al verterlos de forma directa pueden ser muy tóxicos. En muchas ciudades, los Puntos Verdes no cuentan con la catalogación de gestores de residuo peligroso. El ciudadano solo puede optar a verter por el desagüe estos restos.

5. Jabones y detergentes

Sustancias formadas por fosfatos que si se vierten de forma excesiva en el agua pueden provocar el crecimiento de algas en prejuicio de otras formas de vida acuática. Los detergentes que se desechan tienen que eliminarse a través de unos procedimientos químicos muy costosos.

6. Trituradores de Basura

Son dispositivos para desechar por el fregadero los residuos orgánicos. Estos residuos terminan en la red de saneamiento en vez de ir al cubo de la basura, provocando la contaminación de las aguas residuales, la sobrecarga y los atascos en las depuradoras con los sobrecostes que ello conlleva.

7. Aceites vegetales usados

Estos aceites al ser vertidos por el desagüe provocan unas “bolas de grasa” que atascan los colectores dificultando la salida de los gases dando lugar a los malos olores en las ciudades.

8. Grasas alimentarias y aceites usados de automoción

A diferencia de las anteriores, estas tienen mayor capacidad de generar obstrucciones por que se arrojan de forma sólida. Los aceites y las grasas hacen que la generación de residuos en una depuradora se multiplique por 20.

9. Pesticidas e insecticidas con cloro, azufre y sulfato de cobre

Sustancias para la desinfección de los cascos urbanos provocando las más altas tasas de emisiones a colectores y saneamientos públicos.

10. Efluentes de equipos domésticos de tratamientos de aguas

Cada vez son más los hogares que utilizan equipos para reducir la cal y otras sales en el agua de consumo público. Esto tiene un efecto negativo, ya que puede provocar un incremento en la concentración de sales con problemas en la depuración y en el vertido a los cauces del agua depurada.

 Ahorro, soluciones y responsabilidades

Sobre el ahorro y las soluciones eficientes de las que podemos efectuar en nuestros hogares muchos nos preguntáis, ¿y qué puedo hacer para ahorrar energía en casa? ¿qué puedo hacer para que bajen mis facturas a final de mes? 

Aquí os dejamos algunos consejos para conseguirlo:

Para reducir consumos de agua

•    Dejar los grifos abiertos sólo durante el tiempo necesario
•    Reducir la cantidad de agua en las descargas de los inodoros – si tu inodoro no tiene doble descarga puedes meter en su cisterna una botella de agua
•    Ducharse en vez de bañarse
•    Colocar contadores de agua en sitios visibles de la casa, la concienciación hace que sin darte cuenta cierres los grifos
•    Lavadora y lavavajillas eficientes, hacer cargas completas cuando los utilices
•    Revisa que tu instalación de agua no tiene ninguna avería y esté perdiendo agua

Para reducir consumos eléctricos
•    Electrodomésticos eficientes con certificación energética A+++
•    Cuando tus bombillas se vayan fundiendo sustitúyelas por iluminación led ó de bajo consumo. No vale la pena cambiar toda la iluminación por led si todavía funciona, la inversión tarda mucho tiempo en amortizarse para el uso doméstico
•    Coloca desconectores de los circuitos eléctricos para cuando no los utilices. Cuidado no desconectar la nevera! Por la noche también son beneficiosos porque evitan los campos electromagnéticos
•    En caso de no colocar desconectores, la instalación de un contador visible nos permitirá comprobar antes de salir de casa ó por la noche que no tenemos nada conectado
•    Aprovechar la luz solar siempre que sea posible, es más saludable
•    La instalación de placas solares fotovoltaicas te permitirá ahorrar electricidad y estarás utilizando fuentes renovables de energía pero las leyes actuales no la están beneficiando. Si estás desconectado a la red eléctrica necesitarás muchas placas solares fotovoltaicas, por lo que tu inversión también será grande y tu potencia no será suficiente para tener todos los electrodomésticos encendidos a la vez, y si te conectas a la red eléctrica tienes que pagar un impuesto y vender la energía que tu produces a la red y comprar la que consumes más cara que la que compras.

A parte de ahorrar energía en casa y reducir nuestros consumos y por lo tanto nuestras facturas, también estaremos contribuyendo a un consumo responsable y sostenible de los recursos.

Éstas prácticas sirven para las viviendas ya construidas. Para viviendas nuevas se pueden aplicar muchiiiiiiiiiiisimas más soluciones, tantas como queramos hasta  hacer una casa autosuficiente.

Para no hacer este post muy largo, el ahorro de energía en el agua caliente y en calefacción lo abordaremos en el siguiente.