SOY MUJER

Almudena de la Torre: “Una mujer emprendedora no tiene ningún apoyo de cara a afrontar un embarazo y poder compaginarlo con el trabajo”

Almudena de la Torre es profesora y dueña del Centro de Estudios y Terapia Educa-Te de Valdepeñas. Comenzó en el mundo laboral trabajando para otros, y en el desarrollo de su trabajo, descubrió la relación tan estrecha que hay entre Educación y Terapia, es por ello que decide montar su propio centro para dar respuesta a las necesidades de los niños y sus familias, desde el punto de vista académico y terapéutico. 

Foto Almudena de la Torre Soy Mujer horizontal (Copiar)
Foto de Almudena de la Torre

Es mujer trabajadora y en poco tiempo será madre por primera vez, un reto que afronta con ilusión, pero con preocupación. Con ella hemos hablado sobre la mujer y la igualdad.

¿Que supone para ti ser empresaria?

Ser empresaria supone para mí un enorme desarrollo personal y laboral.  Por supuesto sin olvidar el correspondiente continuo esfuerzo que como empresaria no puedes descuidar para conseguir este desarrollo del que hablo.

Eres empresaria y en pocos meses serás madre. ¿Cómo se plantea una emprendedora este futuro?

Con muchos sentimientos encontrados; por un lado afronto un futuro con mucha ilusión a nivel personal, como cualquier mujer embarazada. Pero por otro lado, a nivel laboral, lo afronto con mucha incertidumbre ya que tengo que reorganizar toda mi vida para poder compaginar mi trabajo y mi papel como madre de la mejor manera posible.

Esta es una de esas situaciones injustas que hay en la sociedad, en lo que a igualdad se refiere. Una mujer emprendedora no tiene ningún apoyo de cara a afrontar un embarazo y poder compaginarlo con el trabajo.

FOTO ALMUDENA DE LA TORRE SOY MUJER (Copiar)

La mujer ha avanzado pero aún queda mucho por hacer. Como educadora, ¿Qué antibiótico necesita esta sociedad para curarse en este sentido?

El “antibiótico” principal de la sociedad para el futuro, desde mi punto de vista es el EJEMPLO. La sociedad debe dar ejemplo a sus pequeños y pequeñas para que vean la igualdad como algo totalmente normalizado.

¿Quién crees que es más culpable de que no haya esa igualdad tan deseada, el hombre o la mujer?

No creo que exista un culpable en sí de la desigualdad, simplemente la evolución de la sociedad a lo largo de la vida ha sido así. Por suerte tenemos la capacidad de cambiar aquello que no nos gusta, y creo que estamos en el buen camino de cara a conseguir la igualdad entre el hombre y la mujer.

¿Estamos todos igual de capacitados para todo?

Por supuesto, estamos todos igual de capacitados para todo, pero siempre en igualdad de condiciones. Es como esa famosa frase que dice: “si juzgas un pez por su capacidad para trepar un árbol vivirá su vida pensando que es un inútil”,  pero esto es aplicable ya sea entre personas del mismo o de distinto género. Estamos todos igual de capacitados como personas en igualdad de condiciones.

¿Te gusta que se celebre el 8 de Marzo? 

Sí, me gusta porque me parece justo valorar el trabajo y el esfuerzo que la mujer hace y ha hecho desde siempre y que en la mayoría de las ocasiones no se les valora.

Yo, personalmente quiero hacer mi pequeño homenaje a esas mujeres luchadoras de mi entorno, y que son mi ejemplo a seguir: Mi abuela materna, una luchadora incansable hasta el último día de su vida, aun hoy sus consejos siguen presentes en mi día a día, Mi madre, Mª José Roncero, una trabajadora tanto dentro como fuera de casa y pilar fundamental de todos los miembros de la familia tanto masculinos como femeninos, y mi hermana Patricia de la Torre otra gran trabajadora y ejemplo de superación siempre con una sonrisa en la boca.

Y por supuesto espero que mi hija (próxima generación femenina) siga siendo una luchadora y consiga todas sus metas en la vida independientemente de ser mujer.

Un deseo en este sentido.

Que la igualdad y la equidad sea algo tan normalizado  en la sociedad que no sea necesario celebrar un día por todo el trabajo y el esfuerzo que las mujeres hacen diariamente a nivel familiar y laboral y que no les es justamente reconocido.